Sin categoría no image

Published on enero 10th, 2012 | by Visto en Forocoches


Jeremy Clarkson (Top Gear) le compra el primer coche a su hija

Pues eso, que la hija de Jeremy ha cumplido 17 y como no podía ser menos con el padre que tiene pues le han comprado un coche.

El tema es, ¿qué coche le compraría Jeremy Clarkson a su hija? Aqui os dejo el artículo que está colgado en la web del programa (primero versión en inglés y después versión en castellano tras pasarlo por google translate):

Jeremy on his daughter’s first car

There are around 35 million vehicles on Britain’s roads, whizzing hither and thither at breakneck speeds past houses, schools, old people’s homes and pubs at closing time. And yet despite this, only 3,000 people are killed in road crashes every year. That’s a remarkably low figure, and we should all be very proud.
I have often voiced this opinion in the past. And it always provokes a response from someone whose son is lying on a mortuary slab because some dithery old fool in a Nissan Micra left home that morning without his glasses and ploughed into the school bus.
I know, statistically, his death was inevitable. But you can’t say that to someone who is hurting
so badly inside that they want to die too. You can’t make a rational argument to someone who has been driven insane by grief. Someone who cannot stop crying. They want lower speed limits. More rigorous testing for the elderly. Higher speed humps. Stiffer punishments for speeders. And, if I were in their shoes, I would too.
I had a similar moment recently when my daughter turned 17 and therefore became old enough in
the government’s eyes to drive a car. But which one?

We have covered this subject on the television show in the past, and, of course, we were rational. Well, rational with a light garnish of flippancy. But when it’s your daughter who’s about to poke her headlights into a maelstrom of the weak, the mad and the blind, you need to sit down with the spec sheets and do some proper research. Style? Speed? Value? Handling? All the things that usually matter suddenly don’t any more. All I was interested in was safety. I wanted a car with 2,000 airbags. I wanted a bouncy castle with wipers.
As you may know, the FIA runs an independent safety programme called NCAP which tests every new car and gives them a star rating. In theory, this should be jolly useful. In practice, it isn’t, because to get the maximum five stars, makers are now designing their cars to perform well in the specific tests. But accidents are always weird, unpredictable. And a car designed to stay intact when T-boned at 90 degrees might disintegrate if it’s hit at 72 degrees. There’s no way of knowing.
As a result of this uncertainty, I follow a very simple path. The more metal, the better. I wanted
my daughter to have something absolutely enormous. A Volvo with elephantitis. That rig they used for moving space shuttles. I wanted Lincolnshire, with wheels. And bumpers like a spoilt child’s bottom lip. Sadly, you would obviously need a large engine to power such a thing, and that’s where you run up against the insurance companies.
Mine said it would only really be interested in providing cover if the engine was small enough to fit in a matchbox. And that, of course, meant a small car.
So. Let’s be clear on this. A man in a suit, in Norwich probably, or Frankfurt, was saying that my daughter, the most precious thing in my life, must take to the roads with no experience, in a car which has the crash protection of a carrier bag. I spent a few moments wondering what sort of noises he’d make if I pushed some cocktail sticks into his eyes.
And then I got back to business. Small cars that I felt would be suitable for my daughter. A Mini? Well, yes, except it’s not small, and, as a result, even the basic models need a 1.4-litre engine to move them about. And that was too large for our friend in Norwich, or possibly Frankfurt.
There’s exactly the same problem with the baby Alfa and the Honda Jazz. The Fiat 500, then. The TwinAir is a car I like enormously, and its engine is small enough to keep the insurance companies happy. But here’s the problem. You can have a Fiat 500. You can buy one for your child. Your child will like it very much. But it’s my child we’re talking about here, and I’m sorry, but it’s just too small.
Think of it this way. If I asked you to drive into a lamp post at 50mph, would you choose to make the trip in a Mitsubishi Warrior pickup truck or a Fiat 500? Quite.
There’s a similar problem with the Toyota iQ and those mini French cars whose names I can’t be bothered to look up. They’re all fine if you are experienced in the ways of the road, but they are not fine when you are flustered, confused and statistically more likely to have a bump.
Eventually, after a great deal of research, I ended up settling on a Ford Fiesta. 1.2-litre engine. Tick. Bigger than most of its rivals. Tick. And, not that it really matters, better-looking, too. Not as good-looking, however, as it is now.
My daughter, like most teenagers, is not desperately interested in cars, but she does have a soft spot for a friend’s Shelby Mustang. So I ordered her new car in white and asked for it to be fitted with two blue stripes. This made it look absolutely ridiculous. It was a koala bear in a Superman outfit. A puppy dog in boxing gloves.
Actually, it looked like an albino bison on a unicycle, so, to get round that, I asked for 17-inch wheels, which have been painted white, to match the rest of the car. Throw in the day-time running lights, from next year’s model, add a roof spoiler, some side skirts and a front air dam, and the end result, though I say so myself, is absolutely effing brilliant. It’s very Essex, thanks to the white stilettos, but what’s wrong with that when you’re 17? Nothing.
It’s pretty good on the inside, too, because the Fiesta name is picked out in backlit red in the sills, and there’s a satnav screen in the rear-view mirror. But by far and away the best thing about this car is this: it is gloriously slow. In a race from 0 to 60, it would be beaten by geology. Put your foot down in fifth at 50mph, and absolutely nothing happens.
This makes me priapic with joy.
According to the bumf, the engine produces 60 horsepower. But we are not talking stallions here. What they mean is 60 Shetland pony power. This means that overtaking anything is simply impossible. So my daughter will be forced to drive about at the same speed as the slowest thing on the road. That’ll be James May. And since he is stationary most of the time, either because he is letting someone out of a side turning or because he is lost and consulting a map, the chances of an accident are dramatically reduced.
The 1.2-litre Ford Fiesta, then, is my suggestion as the perfect car for your child. And it matters that you pay attention, because it’s your child we’re talking about. And nothing is more important than that.

Menudo crack el tío

Y la versión en español (by google translate)

Jeremy en el primer coche de su hija

Existen alrededor de 35 millones de vehículos en las carreteras de Gran Bretaña, zumbando de aquí para allá a velocidades de vértigo casas pasadas, escuelas, hogares de ancianos y pubs a la hora de cierre. Y sin embargo, a pesar de ello, sólo 3.000 personas mueren en accidentes de tráfico cada año. Esa es una cifra muy baja, y todos debemos estar muy orgullosos.

Muchas veces he expresado esta opinión en el pasado. Y que siempre provoca una respuesta de alguien cuyo hijo está mintiendo en una losa mortuoria, porque un tonto dithery edad en un Nissan Micra fue de la casa por la mañana sin sus gafas y chocó contra el autobús escolar.

Sé que, estadísticamente, su muerte era inevitable. Pero no se puede decir que a alguien que está sufriendo
tan mal en el interior que quieren morir. No se puede hacer un argumento racional para alguien que ha sido enloquecido por el dolor. Alguien que no puede dejar de llorar. Ellos quieren reducir los límites de velocidad. Pruebas más rigurosas para los ancianos. Reductores de velocidad más alta. Castigos más severos para los reductores de velocidad. Y, si yo estuviera en sus zapatos, yo también.

Tuve un momento similar hace poco, cuando mi hija cumplió 17 años y por lo tanto se convirtió en la edad suficiente
los ojos del gobierno para conducir un coche. Pero ¿cuál?

Hemos tratado este tema en el programa de televisión en el pasado, y, por supuesto, eran racionales. Bueno, racional con una guarnición de la luz de la frivolidad. Pero cuando es tu hija que está a punto de meter los faros en una vorágine de los débiles, los locos y los ciegos, tiene que sentarse con las hojas de especificaciones y hacer una investigación adecuada. Estilo? La velocidad? Valor? Manejo? Todas las cosas que por lo general la materia de repente no hacer nada más. Lo único que le interesaba era la seguridad. Yo quería un coche con 2.000 bolsas de aire. Yo quería un castillo hinchable con limpiaparabrisas.

Como ustedes saben, la FIA tiene un programa de seguridad independiente llamada NCAP que pone a prueba todos los coches nuevos y les da un número de estrellas. En teoría, esto debería estar alegre útil. En la práctica, no lo es, porque para conseguir el máximo de cinco estrellas, los fabricantes están diseñando sus coches a un buen desempeño en las pruebas específicas. Pero los accidentes son siempre raro, impredecible. Y un coche diseñado para permanecer intacto cuando T-huesos a los 90 grados podría desintegrarse si se trata de golpear a los 72 grados. No hay forma de saberlo.

Como resultado de esta incertidumbre, sigo un camino muy simple. El metal más, mejor. Yo quería
que mi hija tenga algo absolutamente enorme. Un Volvo con elefantiasis. Esa plataforma se utiliza para mover una nave espacial. Quería Lincolnshire, con ruedas. Y las defensas, como el labio inferior un niño mimado de. Lamentablemente, es obvio que se necesita un motor de gran potencia para una cosa así, y ahí es donde se ejecuta en contra de las compañías de seguros.

Mina dijo que sólo realmente interesados ​​en dar cobertura si el motor era lo suficientemente pequeño para caber en una caja de cerillas. Y que, por supuesto, significaba un coche pequeño.

Por lo tanto. Seamos claros en esto. Un hombre con un traje, en Norwich, probablemente, o Frankfurt, decía que mi hija, la cosa más preciosa en mi vida, hay que tomar las carreteras que no tienen experiencia, en un coche que tiene la protección del desplome de una bolsa de transporte. Pasé unos momentos preguntándose qué clase de ruidos que haría si me empujaron a algunos palillos en los ojos.

Y entonces volví a trabajar. Los coches pequeños que sentí sería adecuado para mi hija. Un Mini? Bueno, sí, excepto que no es pequeña, y, como resultado, incluso los modelos básicos necesita un motor de 1.4 litros para moverse. Y que era demasiado grande para nuestro amigo en Norwich, o posiblemente Frankfurt.

No es exactamente el mismo problema con el Alfa bebé y el Honda Jazz. El Fiat 500, entonces. El TwinAir es un coche que me gusta muchísimo, y su motor es lo suficientemente pequeño como para mantener las compañías de seguros feliz. Pero aquí está el problema. Usted puede tener un Fiat 500. Usted puede comprar uno para su hijo. Su hijo le va a gustar mucho. Pero es mi hijo que estamos hablando aquí, y lo siento, pero es demasiado pequeña.

Piénsalo de esta manera. Si le preguntara a la unidad en un poste de luz en 50 mph, se decide realizar el viaje en una camioneta Mitsubishi Guerrero o un Fiat 500? Bastante.

Hay un problema similar con el Toyota iQ y los mini coches franceses cuyos nombres no se molestan en mirar hacia arriba. Todos están bien si tienen experiencia en los caminos de la carretera, pero no están bien cuando estás nervioso, confundido y estadísticamente más probabilidades de tener un bache.

Finalmente, después de una gran cantidad de investigación, terminé de colocar en un Ford Fiesta. 1,2 litros del motor. Garrapata. Grande que la mayoría de sus rivales. Garrapata. Y no es que lo que realmente importa, más guapo, también. No es tan buen aspecto, sin embargo, como lo es ahora.

Mi hija, como la mayoría de los adolescentes, no es desesperadamente interesado en los coches, pero tiene una debilidad por los Shelby Mustang de un amigo. Por lo que ordenó su nuevo coche en blanco y le pidió que fuera equipado con dos rayas azules. Esto hizo que se vea absolutamente ridículo. Era un oso koala en un traje de Superman. Un cachorro de perro en los guantes de boxeo.

En realidad, parecía un bisonte albino en un monociclo, por lo que, para eludir que, pedí llantas de 17 pulgadas, que han sido pintados de blanco, para que coincida con el resto del coche. El tiro en las luces diurnas en funcionamiento, a partir del modelo del año próximo, agrega un spoiler de techo, algunos faldones laterales y un faldón delantero, y el resultado final, aunque lo digo yo, es absolutamente brillante jodido. Es muy Essex, gracias a los tacones de aguja blanca, pero ¿qué hay de malo en que cuando tienes 17 años? Nada.

Es muy bueno en el interior, también, porque el nombre de Fiesta es elegido en rojo con iluminación de fondo de los umbrales, y hay una pantalla de navegación vía satélite en el espejo retrovisor. Pero por lejos lo mejor de este coche es esto: es gloriosamente lento. En una carrera de 0 a 60, que sería golpeado por la geología. Poner el pie en el quinto lugar en 50 mph, y no pasa absolutamente nada.

Esto me hace priápica de alegría.

De acuerdo con el papeleo, el motor produce 60 caballos de fuerza. Pero no estamos hablando aquí sementales. Lo que significa es una potencia de 60 pony Shetland. Esto significa que cualquier cosa que adelantar es simplemente imposible. Así que mi hija se verá obligado a conducir unos a la misma velocidad que la más lenta cosa en el camino. Que va a ser James May. Y puesto que él está parado la mayor parte del tiempo, ya sea porque él es dejar que alguien de un lado dar vuelta o porque se ha perdido y consultar un mapa, las posibilidades de un accidente se reduce drásticamente.

El 1.2 litros de Ford Fiesta, pues, mi sugerencia de que el coche perfecto para su hijo. Y también es importante que preste atención, porque es su hijo que estamos hablando. Y nada es más importante que eso.

Un saludo shurs

PD: Fuente…sta-2012-01-06

Visto en Forocoches… ¡Tu Blog de Forocoches!
Si te gustó esta entrada, dale a ME GUSTA! ^^


About the Author

Back to Top ↑
  • Tu comparador de libros de texto

    comparador libros de texto isbn ahorra en libros

  • Webs Amigas


    BANNER 250X150 2

    BANNER 250X150 2

  • Collecciones de Gifs

    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2