Deporte no image

Published on Mayo 26th, 2012 | by Visto en Forocoches

4

¡Gràcies Pep! Se va un técnico de récords.

La excelencia hecha modestia
“Se dice que es más fácil cambiar de mujer que de equipo de fútbol, y es cierto”
“No hay nada más peligroso que no arriesgarse”
“Si perdemos, continuaremos siendo el mejor equipo del mundo. Si ganamos, seremos eternos”
“A ceros no podemos ganar al Madrid pero trataremos de ganar en entusiasmo”

Hace 19 años el Barcelona tocaba el cielo en Wembley. Era la primera vez que el conjunto azulgrana se proclamaba campeón de Europa y ponía fin a una dueda histórica que había durado demasiado tiempo. Entre los afortunados, un joven de 21 años de aspecto débil cuya fuerza estaba en un lugar que no alcanza la vista. Ese chaval contaba con un cerebro especial, de esos que ven lo que otros ni imaginan, que piensan dos segundos antes que el resto. Se trataba de Pep Guardiola.

El flaco centrocampista de Santpedor era la extensión de Cruyff en el campo. Un futbolista ordenado, inteligente, apasionado por el fútbol de toque y la elaboración cuidadosa. El líder perfecto para la atractiva apuesta del ‘Dream Team’, el mejor equipo en la historia del Barcelona. La referencia del club catalán durante muchos años hasta que, casi dos décadas después, ese chico se sentó en el banquillo del Camp Nou.

La apuesta de Laporta fue arriesgada, casi homicida. Se ponía fin a una etapa exitosa del club con Rijkaard al mando en la que, entre otras cosas, se había ganado la segunda Copa de Europa y el relevo lo recogía un técnico cuyo aval era un anecdótico ascenso con el filial a Segunda B respaldado por su impecable trayectoria como jugador azulgrana. La experiencia, en el caso de Guardiola, no era una cuestión primordial. Él no es un entrenador al uso. No sigue los parámetros habituales.

Valga como ejemplo su particular ruta antes de embarcarse en la aventura del filial. Pep decidió visitar a un puñado de prestigiosos entrenadores que despertaban en él admiración. Les pidió consejo sin convertirlo en un dogma de fe. Entre ellos, un cara a cara con Bielsa, como recordó hace poco Santiago Segurola, y una visita a Menotti. “Pep no vino buscando que le dijéramos cómo se hacía. Él ya lo sabía“, apuntó el argentino hace poco.

Fin a la era ‘Ronie’

El caso es que ahí estaba Guardiola, al frente de un nuevo proyecto en el club de su vida con el título de entrenador oliendo a nuevo. “Se dice que es más fácil cambiar de mujer que de equipo de fútbol, y es cierto”, dijo el entrenador catalán en una ocasión. Lejos de arrugarse y tomar medidas populistas que le facilitaran los inicios, el de Santpedor arrancó su etapa con una decisión controvertida. Optó por refrescar la plantilla y para ello se quitó de encima a dos ídolos del barcelonismo: Deco y Ronaldinho. A otro de ellos, Eto’o, le abrió la puerta pero tuvo que aguantarle una temporada más.

Comenzaba así una nueva vertiente del ‘cruyffismo’. Más perfecta, adaptada al fútbol de estos tiempos pero con los mismos pilares que sujetaron los éxitos del ‘Dream Team’. Los matices visibles sobre el terreno de juego se hicieron también evidentes en la banda, en la sala de prensa y en todos los estamentos del club. La prudencia, el elogio al contrario, el trabajo constante y la solidaridad en el esfuerzo formaban partes de los mandamientos de Pep. En definitiva, no creerse más que nadie, simplemente demostrarlo.

El Bernabéu deja de ser coto privado

Guardiola, producto de ‘La Masía’, prestó atención a la cuna del barcelonismo con la aparición de futbolistas como Pedro o Busquets y recuperó al canterano exiliado a Inglaterra, Gerard Piqué. Con esas modificaciones y novedades, el Barça empezó a forjar un colectivo asfixiante en la presión, inabordable en la posesión del balón y con la resolución necesaria para definir los partidos. El resultado fue sencillamente perfecto. Seis títulos de seis posibles con momentos inolvidables como el gol de Iniesta en Stamford Bridge o el apabullante 2-6 en el Santiago Bernabéu para decidir la Liga.

Precisamente uno de los puntos críticos de Cruyff. Al holandés siempre se le acusó de arrugarse en territorio del eterno rival. El plan de Guardiola era todo lo contrario. Su fidelidad a un estilo le impedía pensar en otra cosa que no fuera atacar y dominar el partido. “No hay nada más peligroso que no arriesgarse“, subrayó en una rueda de prensa. Y eso fue lo que hizo. La Copa del Rey ante el Athletic y la Liga de Campeones frente al United demostraron que la apuesta de Guardiola tenía algo especial. “Si perdemos, continuaremos siendo el mejor equipo del mundo. Si ganamos, seremos eternos“. Esa frase en los momentos previos a la final de Roma alcanzó todo su significado cuando, meses después, el Barça sumaba otros tres títulos más con la Supercopa de España, la Supercopa de Europa y el Mundialito de clubes.

Igualar lo conseguido, en su segundo año, se antojó como un imposible. Y así fue. El juego se mantuvo pero los resultados, en algunos casos, le dieron la espalda. Únicamente la Liga, el “trofeo más difícil de todos” en palabras de Guardiola, volvió a caer del lado azulgrana. Caprichos personales como Ibrahimovic o Chigrinskiy no salieron bien pero las sensaciones seguían siendo buenas.

Los duelos con el Madrid se habían convertido en un momento de disfrute cuando no hace mucho suponían un obstáculo incómodo. Sólo el Inter de Mourinho y el Sevilla en Copa ‘mancharon’ la trayectoria impoluta de Pep. “Nosotros sabemos ganar, pero mejor sabemos perder”, decía entonces el técnico azulgrana. Y no le faltaba razón.

En su tercera temporada, el Barça fue un ciclón que encontró oposición en contadas ocasiones. El Madrid de Mourinho se presentó como la gran amenaza pero, salvo en la Copa del Rey, tampoco pudo frenar la meteórica carrera del entrenador catalán y su Barça. “A ceros no podemos ganar al Madrid pero trataremos de ganar en entusiasmo“, Guardiola dixit. Y eso que hubo grandes dificultades. Una plantilla corta obligó a Guardiola a sacarse de la chistera un central improvisado. Mascherano, el elegido, cumplió con creces. Se confirmó que la ubicación reinventada de Messi servía para ver la mejor versión del argentino, y el resto de la maquinaria funcionó tan bien como de costumbre.

La historia ya la conocen fue otro año de ensueño. La Liga, otra Liga de Campeones… el mismo derroche de juego, otro buen número de exhibiciones, la posesión, siempre la posesión. En sólo cuatro años, el mejor Barcelona de la historia, sin discusión. Y la etapa de Guardiola aún no ha terminado… Una final de Copa espera en el horizonte como un posible broche perfecto.

La mirada puesta en La MasíaEl técnico fue fiel a sus orígenes desde su llegada y dio pasó a los más jóvenes

Un 16 de diciembre de 1990 Josep Guardiola saltaba al Camp Nou. Era su debut con el primer equipo. Atrás quedaban muchos años de esfuerzo y un paulatino paso por las categorías inferiores. Sacrificios, alegrías, decepciones, esperanzas… Guardiola sabe bien lo que cuesta realizar ese camino. Y quizá por ello, ha dado una especial importancia a la cantera en su etapa como técnico del Barcelona.

Su conocimiento de La Masía y su propia experiencia le han llevado en estos cuatro años a a considerar la cantera como uno de los pilares básicos de su proyecto. Cuatro temporadas en las que ha hecho debutar a 25 jugadores. Algunos han terminado por buscarse su futuro lejos del club, otros aún pelean por instalarse de manera definitiva en lo más alto y sólo unos pocos privilegiados disfrutan del éxito que significa triunfar en el club de sus amores. Pero todos, absolutamente todos, tuvieron su oportunidad.

La gran mayoría dieron sus primeros pasos en el campeonato de Liga. 18 de ellos jugaron sus primeros minutos en el torneo doméstico mientras que únicamente tres debutaron en Liga de Campeones y cuatro lo hicieron en la Copa del Rey. Ninguno se quedó sin el premio de defender los colores del primer equipo.

El retorno del hijo pródigo

Desde jugadores que han pasado por todas las categorías hasta futbolistas que llegaron al club en juveniles. Canteranos o no, todos dieron un salto más o menos cuantitativo en el momento que Guardiola se fijó en ellos. Hoy, el Barça disfruta del trabajo defensivo de Busquets, la verticalidad de Pedro, el regate de Cuenca, la velocidad de Tello o la imaginación de Thiago. Por detrás de ellos, jugadores como Montoya, Muniesa, Jonathan Dos Santos o Rafinha aguardan con paciencia superar el escalón definitivo.

Guardiola incluso se ha preocupado de recuperar algunas de las jovenes promesas que un día abandonaron el Barça ante la falta de oportunidades. Jugadores como Gerard Piqué o Cesc Fábregas han regresado a casa porque Pep así lo ha querido. El Barça actual no se entiende sin La Masía y éso, en gran parte, es culpa de Guardiola. Habrá que esperar a su sustituto para saber si la filosofía se mantiene. Pero ese asunto ya no concierne al de Santpedor. Él ya ha hecho su trabajo en este sentido.

JUGADORES QUE HAN DEBUTADO CON GUARDIOLA EN EL BANQUILLO

Liga

Abraham
Andreu Fontas
Bartra
Botia
Busquets
Isaac Cuenca
Deulofeu
Jonathan Dos Santos
Jeffren
Montoya
Muniesa
Nolito
Oier
Oriol Romeu
Sergi Roberto
Tello
Thiago
Xavi Torres

Liga de Campeones

Rafinha
Riverola
Víctor Vázquez

Copa

Fontás
Gai Assulin
Miño
Sergio Gómez

Obra de un ganador natoGuardiola conquistó 13 de 17 torneos, a expensas de lo que ocurra en Liga y CopaGuardiola pasará a la historia por su aportación al estilo futbolístico del Barcelona pero, sobre todo, por la cantidad de títulos que logró para la causa culé. Ningún técnico en la centenaria historia azulgrana ha logrado tantos trofeos como el técnico catalán.

A falta de lo que suceda en la final de Copa ante el Athletic de Bilbao y con la Liga aparentemente sentenciada para el Real Madrid, el de Santpedor ha ganado 13 títulos en cuatro temporadas.

Además, ya es historia viviente del fútbol al ser el único técnico que ha ganado seis títulos en una temporada (Champions, Liga, Copa, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundialito de clubes).

Los títulos que se le escaparon

Por ahora, a Pep sólo se le han resistido cuatro títulos. Dos Copas del Rey (eliminado por el Sevilla en una y derrotado en la final por el Real Madrid en otra) y dos Champions (cayó en semifinales ante Inter de Milán y Chelsea).

Falta por ver lo que sucederá en la final copera ante el Athletic de Bilbao y en las últimas jornadas ligueras. En el peor de los casos, a Guardiola se le habrían escapado seis títulos de 19 que ha disputado. Un palmarés que le encumbra como uno de los mejores técnicos de todos los tiempos.

El hombre que blindó a MessiEl crack del Barça ha logrado tres balones de oro en la era Pep

En las cuatro temporadas que ha ocupado el banquillo culé, Pep Guardiola no sólo ha ganado numerosos títulos, sino que también ha logrado sacar el mayor rendimiento posible de la mayoría de sus jugadores. Uno de los futbolistas que más ha crecido con la presencia del técnico de Santpedor ha sido Leo Messi, quien ha pasado de ser uno de los mejores jugadores del mundo a convertirse en el mejor futbolista del planeta y una pieza clave en ‘Can Barça’.

Antes del aterrizaje de Guardiola en el primer equipo azulgrana, La Pulga estaba a la sombra de hombres como Ronaldinho, Deco y Eto’o, pero la salida de Rijkaard y la permuta de entrenador, al técnico catalán no le tembló el pulso para enseñar la puerta de salida a ‘Ronnie’ y al internacional portugués. Messi se hacía con unos galones que serían definitivos una campaña después con el fichaje del delantero camerunés por el Inter de Milán.

Es cierto que antes de proclamarse como la gran estrella del Barcelona, Messi ya había demostrado su calidad y contaba con una Liga de Campeones y dos Ligas a sus espaldas, pero su mejora y peso en el equipo se multiplicó para ayudar a Guardiola a ganar trece títulos de 16 posibles. La estrella argentina había dejado en 17 goles su tope en una campaña y con Rijkaard en el banquillo para crecer en este apartado hasta los 38, 50, 53 y 61 -hasta el momento- con el catalán en el banco.

Todos los títulos conseguidos y los números firmados en los últimos años han servido para que Messi fuese galardonado con el Balón de Oro en las últimas tres ediciones, exactamente las mismas en las que ha estado Pep como entrenador.

Es obvio que la calidad técnica y la ambición de Messi son algunas de las causas por las que el argentino se ha convertido en el mejor del mundo, pero tampoco hay que olvidarse de que Guardiola ha sido fundamental. El preparador culé le ha dado libertad de movimientos, ha formado un ataque que jugaba para él en numerosas ocasiones y le sacó de la banda para darle total libertad de movimientos como falso delantero. A todas estas decisiones hay que sumar el hecho de que en los pocos malos momentos que ha vivido el argentino, jamás le ha faltado el apoyo de su entrenador.

Con todo esto, no hay duda de que la salida de Guardiola no sólo deja una etapa de incertidumbre en el club, también Messi se queda sin uno de sus puntos de apoyos más importantes.

Los renglones torcidos de PepDeco, Ronaldinho, Eto’o o Ibrahimovic dejaron el Barcelona molestos con GuardiolaNo todo ha sido color de rosa para Pep Guardiola en las cuatro temporadas que ha estado al frente del Barça. Es verdad que su carrera como entrenador está plagada de títulos pero también ha tenido que lidiar con una serie de futbolistas que, por unas razones o por otras, no terminaron de convencer al técnico azulgrana. Son los renglones torcidos de Pep:

Deco. En junio de 2008 Guardiola anunciaba que no contaba con los servicios de Deco, Ronaldinho y Eto’o, tres de los jugadores importantes en los años anteriores. Sin embargo, El entrenador hizo una limpia en el vestuario. En el caso del portugués, su personalidad chocaba con la de Pep Guardiola, por lo que el club azulgrana decidió venderlo al Chelsea por 10 millones de euros.

Ronaldinho. Mismo caso que el de Deco. Cuajó sus mejores años como futbolista con la camiseta del Barcelona, pero en la 2007/08 su rendimiento dio un bajón más que notable. Guardiola llegó al banquillo del Barça y revolucionó el vestuario echando a jugadores importantes. Sus decisiones chocaban pero para él eran necesarias.

Samuel Eto’o. El camerunés llegó al Barcelona en la temporda 2004/05 y se marchó en la 2009/10. Inicialmente Guardiola no contaba con él en su primera etapa como entrenador culé, pero al final se quedó en la plantilla. Eto’o marcó 36 dianas en todas las competiciones… pero Pep decidió prescindir de él en la próxima campaña. ¿El motivo? cuestión de ‘feeling’. El delantero camerunés se marchó y llegó Ibrahimovic.

Zlatan Ibrahimovic. Fue sin lugar a dudas el jugador que más quebraderos de cabeza dio a Guardiola. El delantero sueco aterrizó en la ciudad Condal el 27 de julio de 2009, firmando un contrato de 5 temporadas. Sin embargo, Ibrahimovic y Pep llegaron a tener un problema de comunicación que acabó con una ruptura sin maniobra para dar marcha atrás. Ya como jugador del Milan, Zlatan desveló en su autobiografía que durante su etapa como azulgrana el vestuario era “un colegio de niños” y que llegó a decir a Guardiola: “te cagas con Mourinho, vete a tomar por culo”.

Bojan. Pese a formarse en la cantera del Barça. Bojan no fue lo que estaba buscando para el ataque azulgrana. El delantero estuvo a las órdenes de Guardiola durante tres temporadas pero no llegó a tener el papel protagonista que Bojan esperaba. Esta temporada el Barcelona decidió venderlo a la Roma por 12 millones de euros. Ya fuera del equipo de Pep, el atacante llegó a decir que “no me despedí de Pep, solo de la gente que se portó bien conmigo”.

Yayá Touré. Se fue del Barça en la campaña 2010/11 y el centrocampista culpó de su marcha directamente a Pep Guardiola. También existió falta de comunicación y Yayá Touré no llegó a tener la confianza plena del entrenador del conjunto azulgrana. Pep apostó por Sergio Busquets y eso provocó que el futbolista marfileño se viera obligado a hacer las malestas destino Manchester City.

“Guardiola es como nuestro padre”
Toda la plantilla confiaba en su continuidadAdriano Correia definió a través de la metáfora la relevancia de la figura de Pep Guardiola en el vestuario. “Guardiola es como nuestro padre”, señaló el brasileño poniendo voz a toda la plantilla. Muchos de los personajes más ilustres del universo del fútbol también han aportado sus valoraciones sobre el de Santpedor durante su
etapa como entrenador del Barça.-Rosell: “Espero y deseo que Pep sea el entrenador de la próxima temporada”

Puyol: “No me imagino un Barça sin Guardiola”

-Mascherano: “¿Qué club está preparado para que el técnico más exitoso de su historia se vaya?

-Messi: “El Barcelona sin Guardiola no sería lo mismo. Sería muy difícil encontrar a otro entrenador que haga lo que él hace”

Xavi: “No estamos preparados para la marcha de Guardiola”

-Cesc: “Es el mejor entrenador”

-Piqué: “Pondría la mano en el fuego por la renovación de Pep”

-Valdés: “No entiendo el Barça sin Guardiola”

-Keita: “Queremos que siga Pep, aunque no rece por ello”

-Dani Alves: “El Madrid se alegraría de la marcha de Guardiola”

-Iniesta: “No pensamos en un no de Guardiola. La convicción de todos es que seguirá”

– Pedro: “Le daría el premio al mejor entrenador”

– Zubizarreta: “Guardiola hace más próximos los valores del club”

– Laporta: “Si por mí fuera, el próximo presidente sería Guardiola”

– Cruyff: “Guardiola no dejará al Barça sin tiempo de reacción. No dejará al club en la estacada, seguirá mientras haya felicidad”

– Florentino Pérez: “A lo mejor Guardiola no encajaría en el Real Madrid”

– Raúl: “El fútbol necesita a Pep”

– Casillas: “Guardiola es un ejemplo para todos nosotros”

– Mou: “Me da igual que siga o no, lo importante es que sea feliz”

– Bielsa: “No sé quién es maestro y quién alumno”

– Lillo: “Guardiola es como mi hijo”

– Jürgen Kloop: “Guardiola es el más grande”

– Schuster: “Guardiola tiene al Barça en sus rodillas”.

Valdano: “La autoridad moral de Pep está por encima de la de Messi y Rosell”

– Del Bosque: “De Guardiola me gusta todo lo que hace”

– Ibra: “Es un filósofo.Mi problema en el Barça fue él”

– Gaby Milito: “El secreto de este Barça es Guardiola”

– Eto’o: “¿Qué Guardiola no tiene feeling? No soy Penélope Cruz”

– Fernando Torres: “No se qué hace para tener a todos contentos”

Lippi: “Guardiola entrena al mejor equipo de todos los tiempos”

– Figo: “Guardiola es como mi hermano”

Las manos que sostienen a PepViejos cómplices, amigos o técnicos forjados en los grupos catalanes de Tercera conforman el grupo de personas del que se ha rodeado Guardiola en su etapa como entrenador del Barcelona

Pep Guardiola, Tito Vilanova y Jordi Roura fueron algunos de los comensales más destacados de la peña gastronómica Los Glotones. Aún no habían alcanzado la mayoría de edad, pero cultivaban una afición de adultos como una forma de hacer grupo en los largos días de convivencia en La Masía. Jugadores de futuro entonces, el destino separó sus caminos y los volvió a juntar años después en torno a ese ideal futbolístico que conforma al Barcelona actual. Guardiola se ha rodeado de viejos cómplices, amigos o técnicos forjados en los grupos catalanes de Tercera para marcar las pautas de trabajo del ahora tetracampeón de Europa.

TITO VILANOVA

Vilanova es el hombre con más voz y voto en las últimas decisiones. Es un técnico de cantera. Vivió seis años en La Masía (1984 a 1989), en donde conoció al ahora entrenador del Barça. Es uno de los tantos centrocampistas que no pasan el corte de excelencia azulgrana y deben proseguir su aventura futbolística por otra parte. Jugó en el Figueres, Celta, Badajoz, Mallorca, Lleida, Elche y Gramanet. Quienes le vieron le definen como un futbolista con clase, pero esquivo a la brega. Como entrenador ha dirigido al cadete del Barcelona y al Palafrugell. También ha ejercido de director técnico en el Figueres y el Terrassa, de donde llegó de nuevo al Camp Nou en 2007 para acompañar a Guardiola como su ayudante en el filial.

MANEL ESTIARTE

“Tú creías en mí, creíste en mí y por eso tuve suerte. Me la regalaste. Bienvenida. Esta suerte es el regalo, el mayor título que conseguí en mi carrera deportiva”. Así agradeció Pep Guardiola a Manel Estiarte todo el apoyo que le ofreció cuando le salpicó en Italia la duda del dopaje. Así se expresó en el prólogo del libro ‘Todos mis hermanos’, una autobiografía en la que el excampeón de waterpolo cuenta los avatares de su vida deportiva. El aura de Estiarte, su conocimiento de la alta competición, de los problemas del deportista llevaron al técnico del Barcelona a elegirle como la persona idónea para moverse libremente por el vestuario. Recoge las inquietudes de la plantilla y las transporta al club.

PEPE COSTA

Pepe Costa es el conseguidor del Barça, el hombre de confianza de los jugadores. Se formó como central en La Masía, aunque sus mejores años en activo los dedicó al Murcia y al Sabadell. Mantiene una relación especial con el presidente Sandro Rosell desde que ambos trabajaran para Nike en Brasil. La nueva Junta Directiva le ofreció la dirección de la Oficina de Atención al Jugador creada en la etapa de Joan Laporta. Su función es asistir a los futbolistas y sus familias , sobre todo facilitando la integración en el club y la ciudad a los recién llegados.

CARLES BUSQUETS y JUAN CARLOS UNZUÉ

Dice Víctor Valdés (cuatro Zamoras) que Carles Busquets marcó una época como portero. Aquel guardameta que paraba con un estrafalario chándal fue su preparador. Accedió al puesto tras la marcha de Juan Carlos Unzué al Numancia. Guardiola y Busy se conocen desde los tiempos del ‘Dream Team’. Era el suplente de Zubizarreta. Volvieron a coincidir en el cuerpo técnico del Barça B, donde Busquets llevaba en el mismo cargo siete temporadas. Juntos colaboraron en el ascenso del filial a Segunda división en 2007. En verano de 2011 dejó su puesto por algunas diferencias con miembros de la primera plantilla. Unzué volvió a incorporarse como entrenador de porteros tras su etapa frustrada en Soria.

DOMÉNEC TORRENT

Guardiola contó con Doménech Torrent para ascender al filial azulgrana. Era uno de sus colaboradores especializados en Tercera división. Su nombre es de los más reconocidos de la categoría, no en vano había sido designado como mejor entrenador en varias ocasiones en su etapa en el Palamós, Girona o Palafrugell, en donde coincidió con Tito Vilanova. Se le considera un técnico estudioso y metódico, cualidades que convencieron a Guardiola para contar con él como miembro fijo del staff técnico en el primer equipo. Junto a Carles Planchart, se encarga del scouting -análisis del juego del rival- y de ojear a los nuevos talentos del fútbol nacional y europeo.

CARLES PLANCHART

Es la pareja deportiva inseparable de Torrent desde 2002, su ayudante. Ambos son el filtro de la información que llega a Guardiola respecto a los rivales y al mismo Barcelona. Sus grabaciones sirven para detectar los fallos del equipo desde la defensa al ataque. Es habitual que participen en los entrenamientos impartiendo charlas en las que inciden en los aspectos tácticos (globales o individuales) que se pueden mejorar. Junto a Guardiola y Vilanova realizan el resumen de siete minutos de vídeo que los jugadores ven antes de cada encuentro. Durante los días previos, el técnico azulgrana visiona una media de cuatro partidos sobre el rival que le seleccionan los propios Torrent y Planchart.

JORDI ROURA

Fue compañero de Guardiola en La Masía y también en el Barcelona de Johan Cruyff. También centrocampista, fue una figura secundaria que apenas disputó 10 partidos en dos temporadas con el primer equipo. Luego jugó en el Murcia y el Figueres hasta que se retiró en 1993. Ha sido el último en incorporarse al cuerpo técnico -en 2009- procedente del Barça B. Sus funciones son asistir a Torrent y Planchart en las tareas de scouting.

El íntimo sucesor de PepPep Guardiola anunció este viernes que no seguirá entrenando al Barcelona y al mismo tiempo el club anunció que será Tito Vilanova el que dirija al equipo la próxima temporada. Con 42 años, el que fuera segundo técnico de Pep Guardiola asume las riendas del primer equipo y será el encargado de hacer en el banquillo azulgrana una transición suave y de seguir por la senda del éxito.

Pep y Tito se conocen desde que eran muy pequeños. Ambos coincidieron en La Masía a finales de los años 80, pero Vilanova no tuvo la suerte que su amigo y tuvo que seguir su futuro como futbolista fuera de Can Barça. Jugó dos temporadas en el Figueres y para más tarde recalar en las filas del Celta de Vigo. Badajoz, Mallorca, Lleida, Elche o Gramanet fueron otros de los clubes por los que pasó. En 2002 decidió colgar las botas hasta que en la campaña 2007/08 fue nombrado técnico asistente del Barça B. El año que Pep asumió el cargo del segundo equipo.

Vilanova creció en su faceta de segundo entrenador a la sombra de Guardiola y ambos se apoyaron en todo momento. En la 2008/09 los dos suben al primer equipo y firman los mejores años en la historia del Barcelona. Todos coinciden en que son muy parecidos y el club azulgrana ha querido apostar por la mano derecha de Pep.

La enfermedad de Tito Vilanova en noviembre de 2011 hizo que Guardiola se replanteara muchas cosas. El por entonces entrenador del Barça se preocupó en todo momento por la salud de su amigo Tito, que tuvo que ser operado de urgencia de la glándula parótida.

Ahora le toca el turno a Vilanova, un entrenador que ha tenido durante cuatro temporadas al mejor maestro y que a partir de la próxima campaña tendrá que seguir los pasos de su gran amigo. No lo tendrá fácil, pero tendrá la ayuda en la sombra de Guardiola. Ya lo ha dicho en la rueda de prensa: “Tito me tiene aquí para lo que necesite”. Palabra de Pep.

El estilo liverpoolDicen que Guardiola, para construir su gran Barça, se inspiró en el ‘Dream Team’ y en el Ajax de los años 70. Importancia de tener el balón, presionar la salida del equipo rival, equipo ofensivo, juego de posición, el falso nueve, el ‘tercer hombre’… La escuela holandesa y las ideas que se han mamado desde hace unos 20-25 años en La Masía, perfeccionadas. Sobre el césped, esas han sido las influencias del ‘Pep Team’, aunque Guardiola le haya dado su toque particular. Su equipo ha sido mejor que el cuadro de Cruyff, más completo, más intenso, mejor sobre todo defensivamente.

En los despachos, sin embargo, Zubizarreta ha tomado nota del Liverpool. Su decisión de que el relevo de Guardiola sea su segundo, Tito Vilanova, recuerda a lo que hizo el equipo ‘red’ con Shankly, Paisley y Fagan en los años 70 y 80. El primero de ellos puso las bases del gran Liverpool, al que cogió en segunda en 1959 y al que hizo ganador de tres Ligas. A pesar de no reinar en Europa, con Shankly, el entrenador más legendario de la historia del club, comenzó la era dorada del Liverpool. Quince años después, en 1974, a Shankly (Guardiola) le sucedió Paisley, su asistente (Vilanova). Lo que podría haber sido un drama no lo fue, ni mucho menos, porque el club siguió trabajando en la misma línea.

De la mano de Paisley, el Liverpool llevó su reinado al continente. En nueve temporadas ganó tres Copas de Europa y seis Ligas, entre otras cosas. En cuanto a títulos, el alumno superó al maestro, aunque será imposible que le supere en la memoria colectiva de los aficionados. El Liverpool de Paisley era la continuación del de Shankly, pero no quedó ahí la cosa: el sustituto de Paisley fue Fagan, que también estaba en el equipo de trabajo con el que llegó Shankly al club ‘red’.

Fagan cogió las riendas en 1983, dos años después de la muerte de Shankly, y bajo sus órdenes el Liverpool ganó otra Copa de Europa y otra Liga. Un hilo conductor que llevó desde Shankly a Fagan, pasando por Paisley. Los grandes títulos llegaron más con los sucesores, pero la grandeza del club comenzó con el primero, con el que tampoco faltaron triunfos. Un ejemplo para el Barcelona, que espera repetir la historia. Guardiola será inolvidable, pero Vilanova lo tiene todo (un gran equipo, una idea de juego) para ser una gran continuación.











About the Author



Back to Top ↑
  • Tu comparador de libros de texto

    comparador libros de texto isbn ahorra en libros

  • Webs Amigas

    PIXEL POR PULGADA

    BANNER 250X150 2

    BANNER 250X150 2


  • Collecciones de Gifs

    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2