Hilos no image

Published on Agosto 15th, 2012 | by Visto en Forocoches

7

Una historia forococheras de esas que jamás olvidarás.

Hace frío, y será debido a la crisis económica el hecho de que la mayoría de farolas estén fundidas o simplemente fuera de servicio… O quizás la ola de actos
vandálicos que empezó hace unos meses, motivo por el cual más que ser el novio de mi pareja ahora me parezco más a un Au Pair o a un babysitter.
¿A dónde nos lleva la vida? No me importa… Soy feliz.

-Noelia: ¡Alex despierta! ¡Ya estás otra vez con la cabeza en las nubes y el cuerpo en la tierra!
-Yo: Ah… Sí, perdona…
-N: Jajaja, no pasa nada tonto pero hablemos de algo interesante, ¿Qué tienes pensado hacer mañana?
-Y: No lo sé… Podemos quedar con el resto o hacer lo que te apetezca la verdad, no tengo nada en mente.
-N: Sí, tengo ganas de ver a Sara, desde que se fue de vacaciones no he hablado con ella ni una vez… ¡En total, unos 6 días sin contactar con ella!
-A: ¡Atención, atención! Somos testigos de un nuevo récord olímpico…
-N: Jajajaj, ¡Idiota! Voy a hacer un récord olímpico en hostias que te voy a dar.
-A: Jajajja.

Algo muy fuerte me impacta en la cabeza en medio de la risa… Mientras me caigo hacia el suelo se me van cerrando los ojos…
Dolor de cabeza… Dolor de cabeza… Dolor de cabeza… Me voy a esforzar para abrir los ojos… ¿Qué coño pasa?

-Y: ¿Pero qué coño…?

Me llevo las manos a la cabeza, estoy muy mareado, apenas puedo abrir los ojos sin tambalearme y eso que estoy tumbado… Esforzándome en concentrarme, consigo
serenarme un poco… Estoy en medio de un puto bosque…
En un intento de levantarme algo retiene mi brazo izquierdo y como consecuencia caigo apoyándome en la mano derecha… Cierro los ojos… Abro los ojos…
Mi mano está llena de sangre… ¿Qué cojones pasa aquí…? Estoy muy mareado, me he emborrachado un par de veces pero esto no es normal.

Me doy un par de bofetones a mí mismo para despejarme… Pero no tengo ni fuerzas, otra vez me desmayo y mientras mi cara se acerca al suelo veo como
se me van cerrando los ojos. Nada que pueda hacer.

———————–

Otra vez me despierto, estoy en el mismo lugar… ¿Estaré muerto? Ahora estoy más despejado aunque el golpe en la cabeza apenas me deja pensar…
Miro a los lados y estoy atado a lo que parece ser una furgoneta, mi vista se distorsiona como si estuviese viajando a la velocidad de la luz y no estoy
seguro de que mi vista no me esté jugando una mala pasada. Necesito serenarme y analizar esta puta situación.

Mi mano está atada con lo que parece ser una especie de cable cuyo material no reconozco, y hay sangre en el suelo… Mucha sangre… Es de día.
Cuando estaba acompañando a Noelia era de noche y ahora es de día… Más o menos las 4 de la tarde por la claridad y la posición solar… Es decir que por lo menos
han pasado 16 horas… Eso si es que no ha habido más días… Aunque no tengo tanta hambre ni tanta sed como para pensar eso. ¿Qué me ha pasado para llegar aquí?
Estaba acompañando a mi novia a casa… De repente noté algo en la cabeza… ¿Pudo ser un golpe? ¿O quizás…? Yo qué coño sé que pudo ser si no…
¿Un infarto cerebral? No creo que me haya recuperado yo sólo estando en el bosque y menos en estas condiciones… ¿PEro quizás algo más leve…? No lo sé.

-Y: ¿Hola…? ¿¡HOLA?! ¿¡ HAY ALGUIEN POR AHÍ ?!
-… : mdasjdmas

El sonido viene de cerca… Una voz humana emitiendo un mensaje que no he llegado a comprender… Su voz tirita y tiembla… Es débil.

-Y: ¿Perdón…? No te he entendido…
-… : Alex…
-Y: ¿Noelia…? ¿Qué pasa…? ¿Qué coño pasa…?
-N: Alex… Ayúdame.
-Y: Noe… ¿Qué hacemos aquí? Me duele mucho la cabeza… ¿Por qué estamos en medio del puto bosque? ¿Qué pasó?
-N: Alex… (Llorando)
-Y: Me estás preocupando… ¡DIME QUÉ PASA!
-N: Estábamos yendo a mi casa y un hombre te dió con un bate en la cabeza por detrás…
-Y: Pero qué me estás contando…

Eso concordaría con la sangre… Con el dolor de cabeza… ¿Pero por qué? ¿Y por qué estábamos ahí…?

-N: El chico y su amigo me cogieron y me llevaron a la furgoneta… Tú estabas inconsciente y una vez me ataron en la parte de atrás te cogieron a ti también.

Me temo lo peor… No quiero ni seguir escuchando la historia…

-N: Al principio pensaba que era una especie de secuestro pero no sé… Nos trajeron aquí a este bosque, te ataron a la parte de atrás para cuando despertaras…
Se pensaban que estarías en coma o algo así pero quisieron asegurar… Alex… Me estuvieron violando sin parar desde que llegamos aquí…

Si los sentimientos humanos son innatos o adquiridos por el contexto es algo que ignoro… Así que no sé si el odio nació dentro de mí o si simplemente
cogió forma al escuchar estas palabras…

-Y: Suficiente…
-N: Alex, no he terminado de
-Y: ¡SUFICIENTE! ¡CÁLLATE!¡CÁLLATE!¡CÁLLATE!¡CÁLLATE JODER…!

Ahora Noe rompe a llorar… Me acabo de pasar… Incluso llegará a pensar que en cierta parte la culpo por todo esto… Debería de consolarla y ayudarla…
¿Es todo esto culpa mía? Ahora no tengo tiempo que perder pidiendo perdón…tengo que sacarla de aquí lo antes posible.

-N: (Entre sollozos) Perdóname Alex. Perdón, perdón.
-Y: Noe… Ahora no es tiempo para eso… ¿Dónde están esos hijos de puta? ¿Cuánto van a tardar en volver? Y lo más importante… ¿Dónde estamos?
-N: No sé. No sé nada.
-Y: Noe por favor. Es fundamental que te centres en lo que te estoy diciendo, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.
-N: ¡NO LO SÉ! ¡NO LO SÉ! ¿¡QUÉ QUIERES QUE HAGA SI NO LO SÉ!?

Empiezo a intentar hacer fuerza para romper lo que ata mi mano izquierda a la furgoneta pero no consigo romper el cable. Estoy muy débil todavía por el golpe
en la cabeza…

-Y: Noe… Estoy intentando deshacerme del cable que me ata a la furgoneta… ¿Puedes tú desatarte con algo que haya por ahí?
-N: No estoy atada a nada…

¿Pero cómo que no está atada…? ¿Entonces qué coño estamos haciendo aquí? Joder… Qué ganas tengo de decirle lo gilipollas que es…

-Y: … Si no estás atada por favor ayúdame… Entre los dos quizás consigamos desatarme y podamos irnos lejos de aquí antes de que lleguen esos hijos de puta.
-N: No tengo fuerzas Alex… No quiero andar, no quiero escapar… No quiero vivir.
-Y: Noe de verdad… Sé que has pasado por grandísimas atrocidades pero no es el momento de lamentos, necesitamos irnos de aquí.
-N: Alex… No quiero vivir.
-Y: ¡Noe, te quiero! Quieres vivir, quieres escapar de esto conmigo, ayúdame a desatarme y ¡LARGUÉMONOS DE AQUÍ! Por favor… Entra en razón…
Ahora mismo estás muy mal lo entiendo pero si no haces algo para que podamos escapar te arrepentirás toda la vida… ¡Reacciona!
-N: Vale.

Oigo ruídos dentro de la furgoneta… Imagino que se estará levantando para venir hacia mí… Oigo como algo arrastrarse por el suelo de la parte de atrás.

-Y: ¿Hay algo punzante por ahí? Imagino que no habrán sido tan gilipollas como para dejar un cuchillo pero no sé, quizás una lima, algo así…

Se abre la puerta de detrás de la furgoneta y la veo en el suelo arrastrándose… Me quedo en silencio abrumado para ver cómo está…
En principio desde mi posición solo le veo la cara… Aún siguiendo mareado consigo ver que tiene un cardenal en la mejilla pero no parece nada especialmente grave…
Se sigue arrastrando como puede… Veo que solo utiliza un brazo para seguirse moviendo… Tiene la ropa empapada de sangre.
El otro brazo tiene una herida… Sus prendas están rotas… Miro hacia sus piernas y veo que están rotas… También bañadas en sangre.

-N: (Con dificultades para respirar) Alex, vámonos de aquí, por favor Alex, vámonos de aquí.
-Y: Te voy a sacar de aquí, te lo prometo.

Le doy un beso en la frente. Imagino que le habrán roto varias costillas, debido a la dificultad para respirar… Los hijos de puta saben lo que hacen, le han
roto las piernas y la han dejado inútil para poder violarla a gusto sin tener que estar haciendo fuerza… Malditos cabrones…

-Y: Escúchame cariño, necesito que encuentres algo con lo que lijar el cable.
-N: Ok…

Vuelve a subirse a la parte de atrás de la furgoneta como puede y empieza a buscar…

-Y: Date prisa, no sabemos cuanto tardarán en volver.

——————

No encontramos nada… Son unos malditos bastardos pero supuse que no serían tan jodidamente retrasados como para dejar algo con lo que cortar mis ataduras.
De repente se oyen voces a lo lejos de dos hombres mayores… ¿Serán los violadores?

-Y: Noe, ¿Has oído eso?
-N: ¡ALEX! ¡ALEX! ¡VÁMONOS DE AQUÍ, RÁPIDO!
-Y: Tranquilízate y vuelve a tu posición inicial tal y como te dejaron, ¡RÁPIDO! Yo fingiré que todavía no me he despertado, quizás tengamos una oportunidad más
adelante.

Los hombres se acercan, hablan de cosas completamente irrelevantes… ¿En serio estos hijos de puta acaban de secuestras a dos personas y a violar repetidas
veces a una chica? ¿Y están tan tranquilos? ¿Pero qué pasa QUE NO TIENEN CORAZÓN?

-Hombre 1: Joder, menuda caminata nos hemos pegado.
-Hombre 2: Bueno, ahora por lo menos tenemos provisiones para algún tiempo… No vaya que se nos vaya a deshidratar nuestra zorrita, ¿Eh?
-1: (Entre risas) A lo mejor podríamos mantenerla hidratada a base de semen.
-2: (Entre risas) Pues no creo porque por más que se ha tragado mi corrida no para de llorar que tiene mucha sed… ¿Estás contenta ahora zorra de mierda?
Te hemos traído agua, no vaya a ser que te nos mueras y tengamos que violar tu cadáver.
-N: Por favor, dejadnos ir… Por favor, os lo suplico, os pagaremos lo que queráis. ¡LO QUE QUERÁIS!
-1: ¡CÁLLATE ZORRA!

La golpean con algo, no sé el qué… Joder tengo que pensar algo para escapar de aquí…

-1: ¿Ya sabes lo que te toca ahora, no, pedazo de puta?
-N: Por favor, no… ¡POR FAVOR!

¡JODER! … De repente un dolor penetrante se apodera de mi cabeza… Como si me estallase el cerebro… No puedo contener el acto reflejo de llevarme las manos
a la cabeza y de soltar un ligero sonido fruto del dolor.

-Y: Argggggh. (Retorciéndome del dolor)
-2: ¿Cómo? ¿Que ya despertó tu amigo?
-1: Joder, sí que nos tenías sorpresas preparadas, ¿Eh, putita?
-N: Por favor, ¡Dejadle en paz! ¡Dejadle marchar! ¡No le hagáis nada!
-1: (Entre risas) Claro, le pagamos un viaje en clase bussiness. Anda, compi, vamos a darle una bienvenida como es debido a este calzonazos.
-Y: Hijos de puta… ¡Os mataré! ¡JURO QUE AUNQUE ME CUESTE LA VIDA OS MATARÉ!
-2: (Entre risas) Joder, que chistosos estamos hoy… ¿Eh? Tan valiente, tan hombre… ¿Pero ni siquiera habías desvirgado a tu novia, eh? Pero tranquilo, que
ya hemos hecho los honores mi compañero y yo…
-Y: Hijos de puta…

El dolor de cabeza se apodera de mí… Es como si toda la sangre de mi cuerpo se estuviese acumulando en mi cerebro y me fuese a explotar… Pero tengo que luchar
por permanecer despierto…

-1: Trae el bate.
-N: ¡No! ¡NOOO!
-A: ¡Hijo de

Nada más empiezo a pronunciar la frase ya ejecuta su movimiento con el bate hacia mi cabeza…

———————-

Me despierto otra vez… Esperando que todo sea un sueño… Pero no… Ahora no estoy tan mareado, aún a pesar del último golpe… Pero sangro mucho.
¿Dónde estoy…? No puede ser… ¿Estoy soñando? ¿Estoy verdaderamente en la habitación de un hospital…?

-Y: Argh… ¿Hola? ¿Dónde estoy?
-… : ¡Alex! ¡Gracias a Dios que estás bien! ¡Dios, ha sido horrible…! ¡HORRIBLE!
-Y: Tía…

Y ahí estaba yo… En un hospital… Aparentemente a salvo con mi tía, mi tutora legal. Tengo tantas, tantas preguntas… No sé por donde empezar…
Se me hace un nudo en la garganta.

-Y: Tía… ¿Estoy bien?
-Tía: Sí, cielo, sí. Estás bien. Estás a salvo, no tienes nada de lo que preocuparte.
-Y: ¿Y Noelia? ¿Ella también está a salvo?
-T: Sí. ¡Es horrible lo que os han hecho esos dos hombres! Ella está más grave… Tiene muchas fracturas, y un daño psicológico… Un daño
psicológico muy grande.
-Y: ¿Cómo hemos escapado?
-T: Una mujer os encontró tirados a los dos y llamó a la policía… Todavía no han atrapado a esos dos hombres… La teoría más probable es que se…
-Y: ¿Qué? ¿No sigues la frase?
-T: Pues de que se cansasen… ya sabes… De Noelia.
-Y: Malditos y condenados desgraciados. Tía, llévame a ver a Noelia.
-T: No, Alex. El médico ha dicho que debes descansar, aparte ella está en la unidad de cuidados intensivos, no acepta visitas. Está recibiendo tratamiento
psicológico. Por lo que me han dicho sus familiares está muy tocada, y es normal. La pobre chiquilla… Con tan solo 17 años enfrentarse a eso…
-Y: Por favor, tía, necesito verla.
-T: Hacemos un trato, rey: Ahora descansas y duermes un poco, y mientras duermes te prometo que intentaré por todos los medios posibles conseguirte un minuto con ella.
¿Aceptas?
-Y: Muchas gracias tía, te quiero.
-T: Y yo, Alex. Yo a ti también te quiero.

Pero era mentira. No me dejaron ver a Noelia. Pasaron unos días y me dieron el alta, a ella la llevaron a otro lugar. No sé a donde. Mi tía me dice que es para
tratar los daños psicológicos que recibió. Espero que esté bien. Realmente la quiero.

————-

Han pasado unas semanas y todavía no he podido contactar con ella, estoy desesperado y no sé que hacer. De repente suena mi móvil. Es su hermana, Lidia.

-Y: ¿Lidia?
-Lidia: (Entre sollozos) Alex, tengo muy malas noticias.
-Y: No me jodas…

Estuve a punto de colgar, no puedo oír ya malas noticias. Ya he tenido suficiente, pero la curiosidad mató al gato.

-Y: ¿Qué pasa?
-L: Acaban de llamarnos del Centro de Cuidados Psicológicos Especiales. Noelia se ha quitado la vida.

Cuelgo el teléfono. No puede ser. ¿En serio? Hemos pasado por el infierno, teníamos que ser felices. ¿Por qué coño te suicidaste Noelia? Rompo a llorar…
Me paro a analizar la situación… El momento en el que estuvimos secuestrados. Pienso en lo hijo de puta que he sido, siempre me he preocupado por mí mismo
antes que por ella. ¿Cómo he podido ser tan subnormal? ¿¡TAN JODIDAMENTE SUBNORMAL!? Si le hubiese dicho que se escapase en un primer momento y que me dejase
atrás… La he tratado como una puta mierda, sin tener en cuenta todo lo que había pasado… Ni siquiera había sincerado mis sentimientos con ella… Lo único que
le dije fue “te quiero” para que se calmase y pudiésemos escapar de ahí.

¿Realmente estaba pensando en escapar juntos? ¿O solamente me preocupaba por mí mismo?
¿Pero cómo he podido ser tan jodidamente egoísta? ¿Cómo he podido estar tan jodidamente ciego? Desde que me desperté al lado de la furgoneta la he estado tratando
como si todo fuese culpa suya. Tratándola como un puto trapo, preocupándome de salvar mi culo. Sin ni siquiera pensar que ella pasó por algo mil veces más jodido
que yo. Y lo único en lo que pensaba ella era en salvarme a mí. Se hubiese sacrificado por mí.

¿Cómo he podido ser tan ignorante? Noelia incluso llegó a suplicar por mi vida… “Dejadle marchar…” ¿Y ella qué? ¿Acaso solamente se preocupaba por mí?
¿Cómo ha podido morir ella… Y no yo?

Pasan horas y sigo en mi cama pensando dándole vuelta a estos asuntos…Había encontrado al amor de mi vida y ahora está muerta porque valoré mi seguridad antes
que su vida, valoré mi vida antes que nuestro amor eterno. ¿Qué me queda ahora? ¿Una vida llena de nostalgia y melancolía? Me niego a permitir que eso pase.
Todavía recuerdo cuando Noelia entre sollozos me decía que quería morir… En vez de escapar ella sola esperó en la furgoneta por no dejarme ahí con esos dos
bastardos. Noelia… ¿Qué sentido tiene mi vida sin ti?

A cada hora que pasaba tumbando torturándome por lo que había pasado se me ocurría otro acto de Noelia para conmigo demostrando tanto su amor por mí como su
valentía… ¿Y ahora a mí que me queda? ¿El suicidio…? No. Me niego a irme de este mundo, por lo menos así. No voy a salir de este mundo como un puto
perdedor que ni tuvo los cojones de salvar a la persona que más quería. La policía todavía no ha encontrado a esos dos hijos de puta, ¿Eh?

Bien, bien… Desde este mismo momento acepto mi muerte como algo inevitable. Pero vosotros, hijos de puta… Os llevaré al infierno conmigo me cueste lo que
me cueste, lo juro por lo que más quiero en esta vida… Lo juro por ti, Noelia.

— Continuará… —

PARTE 2

Las vueltas que da la vida… En tan poco tiempo han pasado tantas cosas… Aún así, no he de lamentarme, no me merezco ese privilegio y aparte de eso no tengo tiempo
para ello. Tengo una misión que cumplir antes de dejar este mundo y la verdad, quiero terminar con esta puta mierda cuanto antes para poder irme en paz.
Aunque antes de adentrarme en el camino que me espera, hay un par de cosas que debo dejar zanjadas: Lo ocurrido con Noelia y los dos gilipollas me enseñó
que he de mirar más por la gente que me quiere y no pensar tanto en mí. Una lección que me salió muy cara.

Tengo unos ahorros guardados de la herencia de mis padres, así que en ese tema voy bien. Obviamente mantendré mi intención en secreto, no quiero preocupar a mi
tía ni tener a la policía buscándome así que tendré que inventarme una historieta para irme de aquí.

He hecho más o menos un esquema mental de la conversación que pienso tener con mi tía, voy a hablar con ella en el salón.

-Y: Tía.
-T: Si, cielo, ¿Qué pasa?
-Y: Quería hablar contigo de una cosa.
-T: Claro, dime lo que quieras.
-Y: Verás, sé que puede sonar egoísta por mi parte, pero lo estoy pasando muy mal… Creo que me vendrían muy bien unos días alejados del mundo, para desconectar.
-T: Por supuesto, yo había pensado en algo así, pero no te lo propuse porque supuse que lo rechazarías. Podemos ir a donde quieras, cariño.
-Y: Verás… Prefiero ir solo; ya sabes, tener tiempo para mí, para pensar, reflexionar, recapacitar…
-T: Ah… Claro, no te preocupes, está bien.

No le sentó muy bien mi decisión, es lógico que daba por supuesto que fuésemos los dos, aunque mi tía es consciente del tormento que estoy sufriendo y no intenta
convencerme para acompañarme… Siento usar esta baza de irme de victimilla para conseguir mi propósito y más con mi tía, pero no tengo tiempo que perder.

Así que listo, andando que es gerundio. Ahora viene algo más delicado: Necesito decirle a Lidia que voy a estar unos días fuera,la pobre ya ha sufrido bastante como
para que ahora aún por encima desaparezca sin mediar palabra. Aparte, ahora que lo pienso, las últimas conversaciones que he tenido con ella ha sido para preguntarle
que si Noelia estaba bien, que dónde estaba Noelia… ¿Me doy cuenta ahora de que ella también debe estar sufriendo muchísimo? Debo de ser gilipollas; aún por encima
de perder a su hermana estas semanas he perdido el contacto con ella. Las dos únicas personas de su edad con las que mantenía una relación fuera del horario lectivo
se han esfumado de repente. Me arrepiento, pero como he dicho antes… No tengo tiempo para lamentarme.

La llamo y concierto una cita para hoy mismo.

Al llegar a su casa, timbro y al momento responde el mayordomo dándome paso a la habitación de Lidia. Es una mansión jodidamente enorme, la verdad es que los
padres de Noelia están forradísimos, aunque la vida putea a quién sea sin importarle los números en el banco.
Cuantos recuerdos me trae esta casa… De camino a la habitación de Lidia paso por la de Noelia y de repente se congela el tiempo.

Me vienen a la memoria todos los momentos con Noelia en esta casa, desde que nos presentaron hasta la última vez que pasamos por aquí… Me acuerdo de todo.
Cuando empezamos a salir pensaba que le aborrecía salir pues normalmente prefería pasar la tarde en su casa y demás, hasta que un día me dijo que todo eso
lo hacía para estar más tiempo con su hermana. Que chica tan sacrificada, condicionar toda tu vida para contentar a una persona que ni siquiera te lo ha
pedido… Así eras, Noelia. ¿Será verdad que no valoras lo que tienes hasta que lo pierdes?

-Mayordomo: ¿Le ocurre algo?
-Y: No, no…

Joder, menudo lapsus; sigo caminando mientras pienso en Noelia… Ahora que lo pienso, Lidia y Noelia se parecen bastante aún siendo tan distintas,
Noelia tan sociable y Lidia tan apartada del mundo exterior… Pero en el fondo las dos están hechas de la misma madera.

Sigo caminando hasta llegar a la puerta y peto:

-Y: Lidia, soy Alex, ya estoy aquí.
-L: Alex, ¿Qué tal? Por favor, pasa.

No es que Lidia acostumbrase a ser una persona muy alegre, aunque ahora estaba más decaída de lo normal. Tampoco me sorprende, claro…

-Y: Lidia, ¿Cómo estás?
-L: Bien, gracias Alex. Eres la primera visita que recibo, imagino que tu móvil también estará saturado de llamadas de “conocidos”.
-Y: Bueno, es normal que se preocupen, al igual que es normal que nosotros no queramos ver a nadie… Bueno, a casi nadie, porque si no no estaríamos aquí.
-L: Sí…

Medio minuto de silencio… La verdad es que tenía una idea de qué decir, pero viéndome en la situación me cuesta abrir la boca por miedo a cagarla.
Ella tampoco pone mucho de su parte.

-Y: Mira, Lidia, tengo que pedirte perdón, si hubiese actuado de forma correcta ahora Noe
-L: (Interrumpiéndome de forma tajante) Ya sé lo que vas a decir, ahórratelo.
-Y: ¿Perdón?

Ahora Lidia sonríe. ¿Por qué? Se ve que es una sonrisa bastante forzada, aunque prefiero quedarme callado, no es momento para críticas ni discusiones.

-Y: Verás, Lidia, yo…
-L: ¿De veras no vas a hacer nada al respecto? ¿Simplemente te quedarás a un lado con las manos cruzadas?

La verdad que no me esperaba esta reacción ni de puta broma; ¿Y ahora cómo le suelto que tengo “planeado irme de vacaciones” para desconectar de la realidad
de las últimas semanas? Me va a tomar como al mayor hijo de puta de la faz de la tierra.

-Y: ¿Y qué quieres que haga?
-L: Nada, déjalo, es igual.
-Y: ¿Pero cómo que lo deje? ¿Y el comentario que acabas de soltar, qué?
-L: Te he dicho que lo olvides, pensaba que Noelia te importaría más.
-Y: ¿Pero cómo coño te atreves? Tú no sabes lo mucho…
-L: Sé más de lo que crees, el caso contrario a ti que crees que lo sabes todo y en realidad no sabes una mierda.

Es cierto que las últimas semanas no se me dejó ver a Noelia y a ella sí… En cierta parte comprendo por qué está tan borde conmigo aún siendo hoy por hoy la única
persona con la que mantiene una relación amistosa, necesitará desahogarse… Y yo tengo gran parte de culpa en todo lo que ha ocurrido. Pero me toca mucho los cojones
que alguien dude de mis sentimientos por Noelia. Así que me corto un poco y le respondo de manera educada.

-Y: ¿Y tú, qué haces tú…? ¿Encerrarte en tu habitación lamentándote por algo que no tiene solución?

Pensaba que me estaba controlando, pero tras decir esto hay un silencio que me hace pensar que me pasé; lo está pasando muy mal y no debí de juzgarla.
Mira al suelo y no responde… Joder, la acabo de cagar bien cagada… A ver como arreglo esto.

-Y: Verás, Lidia, la verdad es que nunca me planteé quedarme de brazos cruzados.

Los ojos se le abren como platos durante un segundo y me mira fijamente.

-Y: Sé que esto te parecerá una locura y quizás lo sea, pero planeo encontrar a los dos violadores… Sin ayuda de la policía.

Creo que me dejé llevar por las emociones… Vale, no lo creo, lo sé con toda seguridad. ¿Por qué le conté nada? Joder solamente quería animarla… Aunque bueno,
tampoco creo que intente detenerme, sé que comparte mi odio por esos dos cabrones y al fin y al cabo si todo sale bien y llego a cobrarme la venganza, todo el mundo
se iba a enterar por las noticias, así que me la pela.

-L: ¿Pero qué dices? ¿Y cómo?
-Y: He de hacerlo yo mismo. Ni siquiera a la policía le importa… Para ellos es un trabajo más. Aunque por una parte, esto me viene perfecto para cobrarme la justicia
por mi mano; cuando me llamaron a comisaría para reconocer a los delincuentes con una serie de fotos que me presentaron, sonsaqué bastante información
y creo que sé como encontrarlos.
-L: ¿Te crees más preparado que la policía para algo así?
-Y: No, para nada. Pero creo que mi motivación es mil veces mayor que la de los agentes de policía que investiguen el caso, y quizás esta motivación sirva para
suplir mi falta de formación… Aparte, puedo recurrir a métodos “poco convencionales” llegados el caso, cosa que la policía no.
Esos cabrones se creen más listos que nadie, escapando de la ley… Conseguir no ser atrapados… Pero se enfrentarán a la justicia. A “mi” justicia.

-L: Alex, ¿Tú también piensas todo el día en suicidarte, verdad? En irte, en dejar esta vida…
-Y: ¿Y eso de dónde lo has sacado?

¿”Tú también”…? Es decir que ella piensa en suicidarse… Madre de Dios, ya lo que me faltaba para terminar de joder esta familia, es que me pongo en
el lugar del padre y darme una paliza sería poco.

-L: De tu plan; si encuentras a los que le hicieron eso a Noelia, o te matan ellos a ti, o tú a ellos, es decir que tienes o mueres o vas a la cárcel.

La verdad es que solo hay un destino posible para mí y es la muerte, no pretendo pudrirme 40 años en la cárcel en este puto mundo de mierda, solamente quiero
terminar con mi deber antes de irme para poder partir en paz. Pero no debo decirle que yo también tengo ganas de morir, sería como incitarla al suicidio…

-Y: Actuaré sin pensar en las consecuencias, por una vez, por Noelia.

Por primera vez en toda la conversación veo como sonríe de forma sincera, es una sonrisa muy poco pronunciada, pero por lo menos sonríe.

-L: Alex, ¿Te crees que soy tan inocente Noe? Sé que tienes las mismas ganas de morir que yo, y yo tengo las mismas ganas de vengar a Noelia que tú.

¿Tan fácil es adivinar mis intenciones? ¿Cómo ha conseguido leer a través de mí como si nada en tan poco tiempo? Seguir mintiendo sería solamente engañarme a mí mismo.

-Y: Vale, lo de morir no te lo negaré; pero en lo de la venganza… También lo hago por justicia.
-L: ¿Justicia? ¿Acaso no es la justicia un producto de nuestra imaginación? … ¿Ha la justicia de imponerse a la vida en una jerarquía de principios morales?
-Y: La justicia está por encima del bien y del mal, Lidia, por encima de la vida y de la muerte. La justicia significa orden, la justicia significa paz.

-L: La justicia es una mierda… Imagínate por un segundo que los dos violadores siguen haciendo de las suyas con otras chicas y que ni la policía ni nadie
los consigue atrapar… Hasta que un día, estos dos malditos deciden enviar un comunicado en el que expresan sus ganas de dejar de delinquir para siempre, eso sí,
mientras no se les condene… Es decir, que jamás pagarán por los delitos cometidos. Dime, Alex, ¿Qué sería lo más justo en ese caso? ¿Dejar a los violadores
libres para evitar la pérdida de vidas humanas y salvar a muchas chicas de la tortura que conlleva sufrir algo así, o negarles el perdón aunque esto significase
más víctimas? La justicia es una farsa… Como nosotros, sus creadores… Los humanos.

La verdad, no tengo tiempo para este tipo de discusiones filosóficas; justicia, venganza… Que lo llame como le de la puta gana, al final va a ser lo mismo…

-Y: Bueno, Lidia, siento haber sido tan breve pero es hora de irme ya.
-L: No te vayas todavía, tengo que decirte algo muy importante.
-Y: Si es algo sobre Noelia y dicha información no me va a ayudar a encontrar a esos dos hijos de puta más rápido, prefiero no saberlo.
-L: Es algo que te va a ayudar a encontrarlos más rápido, sí.
-Y: Ya veo… Por favor, dime qué es.
-L: Que voy contigo.

No puede estar hablando en serio, ¿Cómo que se viene conmigo? A ver cómo coño me la saco de encima ahora.

-Y: Lidia, no te ofendas pero prefiero ir solo. Será muy peligroso y quizás fueses una carga.
-L: Alex, no te ofendas, pero voy a ir contigo digas lo que digas.

Me tiene agarrado por los huevos; si le digo que no, aparte de poder delatarme a la policía, podría hasta llegar a suicidarse como hizo Noelia… ¿Cargaría el
peso de su muerte también sobre mis hombros…? Por todos los medios intentaré convencerla para que cambie de idea.

-Y: Bueno, creo que es algo que tenemos que hablar detenidamente, ¿No?
-L: No hay nada que hablar, no te creas que charlando un poco me vas a convencer. Tenía en mente hacer algo así y esta es mi oportunidad.

No me queda otra… Te dejo ganar esta batalla, pero no ganarás la guerra; le daré esquinazo en cuanto pueda… Aunque no de una forma demasiado grosera…
Joder, ¿Es acaso posible dejarla de lado sin ser un borde? Por ahora le seguiré la corriente, ya veré qué se me ocurre.

-Y: Supongo que no me dejas alternativa, de acuerdo, iremos los dos. ¿Pero estás segura? Ya sabes como terminará esto… ¿No?
-L: Estoy segura, preocúpate de tus asuntos.
-Y: Salgo mañana por la mañana, con o sin ti.
-L: Estaré lista.
-Y: OK, ahora tengo cosas que hacer, nos vemos mañana entonces. Y por cierto, Lidia..
-L: ¿Sí?
-Y: Nada, que casi me olvido de lo mucho que te pareces a Noelia.

Empiezan a caer lágrimas de sus ojos, aunque de forma muy disimulada.

-L: ¿En qué?
-Y: No sabriá explicarte exactamente.
-L: Mañana te contaré muchas cosas… Cosas que desconoces sobre Noelia.
-Y: Hasta mañana.

Le doy dos besos para despedirme de ella y me responde con un efusivo abrazo. Está sola en esta vida, como yo. Para ella Noelia lo significaba todo al igual que para mí,
la comprendo perfectamente, y entiendo que quiera acompañarme, pero tendré que buscar una manera de sacármela de encima. No puedo permitirme causar más daño, y
menos a la hermana de Noe… Si existe un cielo y me está mirando desde allí le entrarían ganas de matarme por permitir que su hermana se metiese en una
movida de este calibre.

Tras despedirme de ella me voy hacia mi casa con la intención de descansar; va a ser el último día de mi vida que duerma en mi cama, que vea a mi tía, que esté
en mi casa… Tengo una pequeña charla con mi tía, sin obviar demasiado que esto es un adiós, llora un poco y me dice que me lo pase muy bien y que no haga tonterías.

Subo a mi habitación y me pongo a hacer los preparativos hasta que es hora de dormir… Necesito descansar.
Intento conciliar el sueño pero los nervios no me lo permiten; pero al final me termino durmiendo, como siempre.

———–

El sol entra por la ventana… ¿Ya es de día? Todavía no sonó el despertador, pero me levanto igualmente; ayer fue el último día de mi vida como una persona normal.
Llamo a Lidia y confirmo que está preparada y quedo con ella en la estación… Nos vamos en tren a León, la caza de esos hijos de puta comienza hoy.
Llego a la estación y me siento hasta que venga Lidia. Veo como se acerca desde la lejanía.

-L: ¡Buenos días!
-Y: Hola… ¿Estás segura de esto Lidia? ¿En serio quieres venir conmigo?

Me pregunto a mí mismo por qué estará tan alegre, aunque pedirle que me lo explique es la última cosa que se me pasa por la cabeza en estos momentos.

-L: ¿Estaría aquí si no?
-Y: Ya… La verdad es que sí. Soy un pesado pero deja que te lo repita una vez más… ¿Estás segura de las consecuencias de esto? El que busca venganza ha de
cavar dos tumbas.
-L: Bueno, o una, si enterramos a los dos violadores en la misma, ¿No? (Risas)
-Y: …

Imagino que será un mecanismo de auto-defensa psicológico; evadirse de la realidad aparentando estar alegre para no aceptar los hechos tal y como son… Por mí
perfecto, cuanto menos sufra mejor.

-Y: Bueno, vámonos ya, que todavía vamos a perder el tren.

Mientras estamos de la sala de espera al tren:

-L: Toma, creo que te gustará leerlo.

Me da un libro, que por su portada está claro lo que es. “Diario”… ¿El diario de Noelia? No tenía ni idea de que tuviese uno.

-Y: ¿Están también las últimas tres semanas?
-L: Sí… De hecho creo que son las únicas que deberías leer.
-Y: Ok.
-L: Pero antes de leerlo he de decirte que hay cosas muy impactantes, seguramente cambien tu forma de pensar de aquí en adelante. ¿Estás seguro que quieres hacerlo?
Leerás cosas que…

De repente pasa de estar risueña a poner un tono muy serio; un cambio tan brusco que hasta me transmite miedo. ¿Tan horribles serán las cosas que ponga aquí?

-Y: Lo leeré.

Abro el diario por la página correspondiente al día siguiente del secuestro y…

FIN DE LA PARTE 2

__________________________________________________ ___________________________

PARTE 3

Noelia estaba realmente mal, aunque era de suponer. Hay cosas aquí que me cuesta creerlas… O asimilarlas, más bien. Cosas como que los padres de Noelia le dijeron
que yo no quería saber nada más de ella, que renegaba de lo nuestro y que no quería volver a hablar con ella jamás.
¿Serían capaces sus padres de decirle algo así? Aún sabiendo lo mucho que estaba sufriendo… ¿Pero por qué? No me lo explico, pero me enfado muchísimo aunque prefiero
no precipitarme hasta conocer bien los hechos. Ya habrá tiempo para pensar de eso.

Seguí leyendo y eso no es lo único, por lo que
aquí se cuenta el padre de Noelia apenas la visitó un par de veces… Se me ocurren muchas cosas de por qué podría haberlo hecho pero nada es seguro, claro…
¿Que lleva a un padre a no estar con su hija en una situación así? Ya lo reflexionaría luego, las ganas de seguir leyendo eran demasiado grandes como para
pararme a pensar.

Mucho de lo que leí ya me lo esperaba en parte; como Lidia y Sara (su mejor amiga) no se separaron de ella, lo mucho que la ayudaron y demás. Pero no paro de leer.
Y aunque no pare de leer me resulta casi imposible concentrarme, tengo que estar minutos y minutos con cada página porque entre el cabreo y lo mucho que me
impacta lo que aquí está escrito no puedo prestar atención. Pero aún así, sigo.

Veo cosas que no me extrañan en absoluto; cómo Noelia relató el infierno que sufrió, cómo se preguntaba sin parar el por qué nos había tocado a nosotros…
Me emociono mucho cuando leo cosas como que ella cargó con toda la culpa de lo que había sucedido, y por primera vez desde que todo esto pasó, me dan muchas
ganas de llorar. Parece una tontería, pero hasta ahora realmente no había asimilado del todo que Noelia se fue para siempre, que Noelia está muerta.
Y veo lo que escribió y cómo lo escribió y eso trae más preguntas a mi cabeza… Preguntas que hasta un niño de 5 años se habría hecho, pero a mí no se me
ocurrieron hasta ahora.

¿Por qué nos secuestraron en el medio de la calle y se tomaron tantas molestias para hacer lo que hicieron los dos violadores? De la policía saqué que eran unos
raterillos pero que nunca habían hecho un delito tan grave como este… ¿Pero qué les llevó a hacerlo? Por más que lo pienso es muy raro, al fin y al cabo
si quisiesen robar a alguien no creo que su objetivo fuese alguien tan joven… Y si querían violar a una chica, ¿Por qué hacerlo con una que va acompañada?
¿No son demasiadas complicaciones? Por la calle pasan cientos de chicas solas, sería cuestión de esperar un par de minutos más… ¿O acaso se les ocurrió sobre
la marcha? Pero aún así, ¿Por qué nos liberaron sin pedir nada a cambio después? Hay muchas cosas que todavía no tienen sentido y no me puedo explicar.

Y eso es referente al secuestro en sí, pero hay más. ¿Por qué Noelia tardó tres semanas en suicidarse? Es decir, ¿No sería lo lógico, si lo va a hacer, hacerlo
un día o pocos días después del suceso? ¿Por qué tres semanas? Aunque sobre esto espero encontrar una respuesta en las últimas páginas, pero no se me ocurre
nada lógico por lo que esperar tanto tiempo para sacarse la vida.

Según me voy acercando al final veo como su preocupación por su hermana va aumentando, quizás pensando en después de suicidarse.
Es simplemente demasiado para mí leer todo esto de golpe, así que decido descansar un rato con los ojos cerrados antes de seguir…

No cruzo palabra con Lidia, excepto cuando veo algo realmente sorprendente y la miro a los ojos, como si esperase que me dijese: “Eso es mentira”… Algo que
obviamente no va a suceder. Ella también está muy triste, imagino que habrá pasado lo mismo que yo al leerlo… Es demasiado desgarrador. Cuando termine de leerlo
tengo muchas preguntas que hacerle.

Descanso un rato y planeo seguir leyendo y después hacerle esas preguntas… Pero para mi sorpresa, no necesito llegar al final. Porque el final no está.
Hay dos páginas arrancadas.

-Y: Lidia, ¿Y las dos páginas que faltan?
-L: No sé, pero ya estaba así cuando me lo dieron, yo también me rompí la cabeza pensando en por qué las habrá arrancado, o si quizás fue otra persona… No sé.

Y realmente da que pensar, ¿Por qué iba a arrancar Noelia las páginas de su diario? Y de hacerlo por miedo a que alguien las leyese, ¿No quemaría todo el diario
por esa misma razón, en vez de solamente las dos últimas páginas? Y si fue alguien… Entonces es inevitable imaginar que esa persona estaría detrás
de algo muy grave.

-Y: Vale… ¿Puedo preguntarte un par de cosas?
-L: (Asiente con la cabeza)
-Y: ¿Tú sabías que tus padres se inventaron que yo quería cortar con Noelia? Es decir, que le dijeron que no quería saber nada más de ella.
-L: Sí… Lo siento mucho, pero mi padre estuvo hablando con los doctores y me dijo que sería lo mejor.

Algo no cuadra, por no decir que es mentira directamente, y dudo mucho que Lidia me esté mintiendo; si no, ¿Para qué darme el diario? ¿Pero por qué iba su padre
a hacerle algo así a su hija? Con todo lo que estaba pasando Noe aún por encima va y le “arrebata” a su novio… Nada de esto tiene sentido.

El viaje en tren son demasiadas horas y agota a cualquiera, pero por fin llegamos al destino y al salir del tren Lidia y yo estiramos las piernas, ya es casi de noche
así que decidimos ir a cenar algo antes de ir al hotel a descansar, mañana será un gran día si tenemos algo de suerte. Una de las cosas buenas de que venga
Lidia es que no tendremos problemas de dinero, aparte de que prefiero no pasar mis últimos días sólo.

Vamos a cenar a un restaurante de comida rápida no muy lejos del hotel donde pasaremos la noche; teniendo en cuenta la situación nos lo pasamos bastante bien,
Lidia parece estar de buen humor como si ignorase lo que pretendemos hacer en los días siguientes, aunque eso me ayuda a desconectar y parar de preocuparme tanto
y pasármelo bien… Imagino que me hacía falta algo así.

Al salir damos un pequeño paseo y después vamos al hotel; es un sitio bastante lujoso o por lo menos a lo que yo estoy acostumbrado, a Lidia imagino que le
parecerá más bien normalito. Esperamos un rato en recepción y cuando nos atienden pedimos dos habitaciones separadas. Subimos en ascensor y acompaño a Lidia a
la puerta de su habitación donde nos despedimos con dos besos en la mejilla y un buenas noches.

Ahora a descansar… O eso creía. En medio de la noche oído el sonido de alguien petando en mi puerta, y después de tranquilizarme pensando que es imposible que sea
nadie peligroso, voy a ver quién es. Mientras me levanto y me adecento un poco oigo:

-L: ¡Alex, abre!

Joder, ¿Qué habrá pasado? apenas termino de ponerme los pantalones y voy corriendo a la puerta pensando que alguien la puede estar persiguiendo o algo así.
Abro la puerta rápido y la cojo para meterla adentro, miro a los lados y no hay nadie y cierro rapidamente.

-Y: ¿Qué pasó?
-L: ¡Bruto! Casi me tiras al suelo empujándome dentro.
-Y: ¿Pero qué pasa? ¿Te sigue alguien o algo así?
-L: No…

De repente me tranquilizo, y pienso para mí: “¿Entonces se puede saber para qué coño me despiertas a las tantas de la madrugada?”

-Y: Vale… ¿Entonces? (Digo tranquilamente)
-L: ¿Puedo dormir aquí? Es que tengo miedo…

La verdad es que es normal, yo estoy cagado de miedo y al fin y al cabo se supone que soy el responsable y maduro aquí…

-Y: Claro que puedes, vete a la cama y vamos a dormir ya, que mañana va a ser un día muy duro.
-L: Vale.

Cojo una manta del armario y me tiro al sofá, que resulta ser más cómodo que la cama de mi casa y no tardo en dormirme.

—————————————-

Suena el despertador… Me levanto y abro las persianas y despierto a Lidia.

-Y: Lidia, despierta, ya es de día.

Al principio se hace un poco la remolona pero no tarda mucho en levantarse e irse a su habitación a ducharse y vestirse. Quedo con ella dentro de 15 minutos abajo para
desayunar.

Mientras desayunamos me pide perdón por lo de ayer por la noche y le digo que no pasa nada, que es normal tener miedo en estas situaciones, que no tenga vergüenza…
Terminamos de desayunar y nos ponemos en camino, sé la zona aproximada por donde viven y gracias a la incorporación de Lidia tengo el dinero suficiente para
hacer un plan bastante sencillo pero efectivo, nos haremos pasar por clientes que buscan a alguien para secuestrar a quién sea. Imagino que no serán tan gilipollas
para estar en sus casas, pero es posible que estén guarnecidos en la casa de algún familiar o conocido mientras el ambiente está caldeado, y si no, por lo menos
seguro que puedo hablar con un conocido suyo y sonsacarle su paradero.

Nos ponemos en marcha al barrio donde viven ambos, según llegamos vemos que está todo hecho una mierda, lleno de basura, casa en ruínas y demás. Parece que hayamos
vuelto al siglo XIX, excepto por el hecho de que hay muchísimos gitanos y latinos.

Aquí empieza nuestra búsqueda…

—————————————-

Que viniese Lidia abre muchas posibilidades para encontrar a los violadores, ya que no conocen su cara, aunque tampoco sería sensato de mi parte dejar que vaya a preguntar
por este barrio para “contratar a un secuestrador”… La idea es arriesgada, podrían llamar a la policía o demás… Aunque no lo veo muy factible, teniendo en
cuenta el tipo de gente que abunda por este barrio… Entramos en el bar con peores pintas que vemos donde hay bastante gente y nos sentamos a tomar algo.
Todo el mundo nos mira rarísimo, yo visto normal pero Lidia es tan elegante que la verdad que choca mucho que una chica así esté en un bar como este.
No hace falta ni que demos el primer paso, pues ya viene un hombre a preguntarnos:

-x: No sois de aquí, ¿No?
-Y: No…
-x: ¿Qué trae a una pareja como vosotros por esta zona?

¿Se ha pensado que Lidia y yo somos pareja? Aunque la verdad no me podría importar menos, tampoco voy a perder tiempo contándole mi vida.

-y: Estamos buscando a una persona capacitada… para un encargo especial.

Nos mira de los pies a la cabeza como inspeccionándonos, sin parecer dar crédito a lo que oye:

-x: Ya… Conozco a un amigo que vende, si tenéis dinero podéis comprar lo que queráis.
-y: No, no ese tipo de encargo, buscamos algo bastante más… complicado.
-x: Ya, claro. ¿Y qué buscáis exactamente entonces?
-y: Queremos cobrarnos la venganza con una persona en concreto.

Debe de ser la única verdad que tenga pensado decirle a este tipo. Me parece muy raro que hable con toda normalidad sobre estos temas aunque la
verdad ni de broma Lidia o yo tenemos pintas de policías, así que es normal que no desconfíe.

-x: Ya. Puedes hablar claro, amigo. ¿Quieres que alguien se coma una buena? ¿Algo más que una paliza?
-y: (Susurrando) Queremos a alguien que secuestre a una persona importante… Por unos asuntos personales, sería cosa de tenerle un día y ya está, sin más
complicaciones.
-x: Wow… (Ríe) ¿Estáis seguros de lo que decís? De lo que estáis hablando es muy serio, ¿Sabéis donde os estáis metiendo?
-y: Perfectamente.
-x: Eso cuesta muchísimo dinero, lo sabéis, ¿No?
-y: El dinero no es problema, pero queremos encontrar a un profesional, alguien con un historial impecable.
-x:Ya…

De repente se va hacia la barra, ¿Habré hecho algo que no debía? Con las pintas que tiene le creo capaz de cualquier cosa.
Entra en una especie de habitación que tiene ahí, como si fuese un pequeño despacho, y tras estar dos minutos pensando que habíamos perdido nuestra oportunidad
con este tío, sale del cuarto y viene hacia nosotros:

-x: Aquí tenéis un número de teléfono, ni me conocéis de nada y mucho menos os he dado algo. Adiós.

Le dejamos dinero por las consumiciones y salimos de allí bastante emocionados por haber dado un paso en lo que creemos que es la dirección correcta. ¿Será
alguno de los violadores? Viven muy cerca de aquí y seguramente frecuentasen este bar… Y si no es ninguno de ellos seguiremos intentándolo, así que no hay
problema.

-Y: Bueno, ahora llamaremos y concertaremos una cita, y a ver si hay suerte.
-L: ¿Estás seguro de todo esto? Si quisieses dar vuelta atrás… Ahora es un buen momento, todavía no hemos hecho nada malo.
-y: Lo mismo te digo, yo continuaré contigo o sin ti.
-L: Llamemos.

Nos alejamos un poco de ahí y vamos a un parque que está vacío y nos acomodamos en un banco para hacer la llamada.
Cojo mi móvil y se lo doy a Lidia con el número ya marcado, en el caso de que reconociese mi voz aunque tampoco es que haya hablado mucho, pero bueno, mejor no
arriesgar… Ponemos el manos libres:

-L: Buenos días.
-… : (Se oye un ruído de fondo pero ninguna voz)
-L: ¿Hola? Mire, es que me han dado su número en “El Mirador” (El nombre del bar de mala muerte) y…
-v: (Interrumpiéndola) ¿Qué quieres, chica?

Es su voz… La voz de uno de ellos.

FIN DE PARTE 3

Gracias a los que habéis llegado hasta el final, por favor comentad expresándome vuestra opinión.


About the Author



Back to Top ↑
  • Tu comparador de libros de texto

    comparador libros de texto isbn ahorra en libros

  • Webs Amigas

    PIXEL POR PULGADA

    BANNER 250X150 2

    BANNER 250X150 2


  • Collecciones de Gifs

    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2