Curiosidades no image

Published on Septiembre 13th, 2012 | by Visto en Forocoches

8

Tu dinero no vale nada, o por qué mataron a Kennedy

Dijo una vez Henry Ford, fundador de la Ford Motor Company y padre de las cadenas de producción modernas utilizadas para la producción en masa; “Si la gente entendiera cómo funciona nuestro sistema financiero, creo que habría una revolución mañana por la mañana”.


Henry Ford junto a una de las creaciones que le hicieron muchimillonario

No lo dijo ningún telepredicador, ningún lunático ni ningún frikazo con un blog miserable que no llega a las 1000 visitas mensuales; lo dijo uno de los empresarios más conocidos y exitosos de todos los tiempos. La gran duda que surge ante una afirmación tan grave es ¿que hay de verdad en lo que afirma Henry Ford?. La verdad, como bien dice Ford, justificaría la mayor revolución de nuestra historia, y vamos a ver por qué.

Para entender todo este sistema, primero tenemos que remontarnos a la Inglaterra del Siglo XVI para saber el origen de los billetes, ese papelito por el que nos matamos a trabajar y que cada vez podemos hacer menos cosas con él.


No están fumando heroína no, son orfebreros haciendo orfebreradas

Por aquellos tiempos, los orfebres (las personas que trabajan el oro) fabricaban las monedas de oro que se utilizaban en el comercio por toda Europa. Para guardar el oro que ganaba por su trabajo, el orfebre mandaba construir una cámara donde su oro estuviera bien protegido. Cuando la gente se dio cuenta de la importancia de tener el dinero en un lugar seguro, muchosempezaron a pedirle al orfebre si podía guardarles su oro y objetos valiosos. El orfebre accedía a cambio de una comisión por los servicios de custodia.

Para que las personas pudieran recoger su oro cuando así lo desearan, el orfebre les entregaba un certificado o justificante del depósito de oro que habían realizado. Estos justificantes de papel se empezaron a aceptar en los mercados ya que en el justificante constaba la cantidad de oro que éste representaba;y además estos eran mucho más ligeros.

Los orfebres, además de custodiar el dinero de otros, también prestaban su oro pero a medida que se fue aceptando el uso de los certificados de oro la gente en vez de pedir oro físico simplemente pedía el papel.

Así nacieron los primeros billetes utilizados para el comercio, simples certificados de depósitos de oro, con un valor garantizado. Lo curioso es que hasta hace bien poco todos los bancos del mundo funcionaban así y ninguno de ellos ofrecía más dinero del oro que tenían para respaldar sus billetes. Los bancos emisores iban sacando dinero al mercado a un ritmo muy semejante al del aumento de las reservas de oro. Si un banco violaba este principio y emitía demasiados billetes no respaldados por oro, se le retiraba la confianza y, en el peor de los casos, tenía que cerrar.

Pero todo cambia a partir de una fecha, el día en el que este sistema cambió y el culpable, en gran medida, de la situación de crisis mundial en la que nos encontramos ahora mismo. De hecho muchos economistas opinan que esta crisis supone el colapso de esta nueva forma de hacer circular el dinero.

En 1944, durante la convención de Breton Woods se acordaron 3 puntos clave:

– Creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (estos pajarracos se están haciendo de notar más de la cuenta últimamente, supongo que ya los conocéis)

– Uso del dólar como moneda internacional (todos los grandes paises industrializados utilizarían esta moneda para el intercambio de petróleo, materias primas y otros productos; lo cual es importante porque las decisiones sobre el dólar afectarán a todos los países que la usen)

– Convertibilidad del dólar estadounidense con el oro a razón de 35 dólares la onza (fijar un valor en oro al dólar, con lo que incluso si un país no tenía oro, el hecho de tener dólares era garantía suficiente, ya que estos eran certificados de oro, concretamente del valor fijado en Breton Woods)

Durante los años a partir de Breton Woods (y antes también), todas las naciones trataban de mantener un equilibrio constante entre sus exportaciones e importaciones de bienes. La mayoría de los países ideaba alternativas para exportar más de lo que importaba, para acumular reservas de oro o, en su defecto, de dólares de Estados Unidos que, de acuerdo al tratado, podían ser canjeados por oro. Nadie cometía locuras con el dinero ni el crédito, sabiendo que el dinero no crecía de la nada.

Hasta que llegó la fatídica fecha en la que todo cambió y, como ya he dicho arriba, primera causa de la madre de todas las crisis que estamos viviendo. Grabaros este día a fuego: 15 de agosto de 1971.

Por hacerlo rápido, al término de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos tenía más de 20.000 toneladas de oro que año a año fueron mermando a medida que muchos países (especialmente Francia) insistían en canjear los dólares por oro. Esta situación, junto con dos fenómenos no esperados para el gobierno de Estados Unidos (una crisis interna en la que se vieron obligados a importar petróleo y los resultados adversos de la guerra de Vietnam), arrasaron con las reservas de oro de Estados Unidos y el país se fue a la quiebra. Como lo lees, la locomotora mundial entró en quiebra.

Pero Richard Nixon, asesorado por Milton Friedman, premio Nobel de Economía en 1976, llevaron a cabo la idea más perversa jamás pensada para ”solucionarlo”: cargarse el patrón oro. A partir de ese 15 de agosto de 1971, el dólar no valdría las onzas de oro acordadas, sino la ”confianza ”en que EEUU pagaría sus deudas. Tan fácil como, si necesitan dinero, darle a la máquina de imprimir dólares y ya está. Simple papel sin ningún valor real.

A partir de ese día, comenzó la burbuja entre las burbujas, una expansión del crédito de Estados Unidos que avanzaba sin freno y ahora sin las restricciones impuestas por Breton Woods. Todos los bancos del mundo se esmeraban en pedir créditos a destajo, no importaba el límite, no tendría que ser convertido nunca en oro ese dinero; el resto del mundo se vio obligado a acumular reservas en dólares y estas reservas tenían que ser siempre crecientes, ya que eran señal de que un país era solvente. Créditos, créditos y más créditos que tarde o temprano habría que pagar.

Os podéis imaginar la tremenda inflación que ha supuesto eso para el resto del mundo: la moneda internacional seguía siendo el dólar, por lo que si a EEUU le daba por imprimir dólares para pagar sus deudas, todos aquellos países que los usaran para comprar petróleo y otros productos veían como necesitaban más dólares, más gasto, para adquirir productos. Y eso, por supuesto, afecta al consumidor y al precio del producto final. Así funcionó, y sigue funcionando el mundo, hasta que llegó el primer infarto serio del monstruo que surgió con la muerte de los tratados de Breton Woods: crisis del 2008.

Lo que pasó en septiembre de 2008 no fue sólo la quiebra de Lemhan Brothers, que se declaró en suspensión de pagos con una deuda de 613.000 millones de dólares (un tercio del PIB de España. En manos de un solo banco). Fue el principio del fin de la expansión del crédito ilimitado, que se cree que es 10 veces superior al valor del PIB mundial, a la economía real. Para que os hagáis una idea de la catástrofe, mirad este gráfico.

Este gráfico muestra, en azul, la cantidad de dólares circulantes desde 1960 hasta 2008. Fijaros como a partir de 1975 empieza a crecer la cantidad de dólares en circulación de manera exponencial, gracias a la ideaza de Friedman y Nixon. En rojo, la reserva de dólares de la Reserva Federal, el banco encargado de imprimir dólares y del que hablaremos en la 2ª parte. El pico que veis a la derecha no es un error, es la escandalosa y friolera cantidad de dólares que EEUU decidió imprimir para ”solucionar” la quiebra de Lemhan Brothers que comprometió la financiación de enormes multinacionales.

Las preguntas ante este gráfico, que es en resumidas cuentas las consecuencias del abandono del patrón oro, son ¿que pasa cuando la economía real no es capaz de producir tanto dinero como dólares se han creado? ¿que pasa cuando se conceden créditos a ese valor y la economía real es incapaz de pagarlo? ¿que pasa cuando el dinero no refleja el verdadero valor de las cosas?

En la próxima entrega profundizaré más en las consecuencias del abandono del patrón oro y los psicópatas que controlan la cantidad de dólares que circulan por el mundo, la Reserva Federal o FED, que es otra historia para no dormir. Ah, y no perdáis de vista el asesinato de Kennedy porque tiene mucho que ver con lo que estamos viendo.


About the Author



Back to Top ↑
  • Tu comparador de libros de texto

    comparador libros de texto isbn ahorra en libros

  • Webs Amigas

    PIXEL POR PULGADA

    BANNER 250X150 2

    BANNER 250X150 2


  • Collecciones de Gifs

    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2