Facepalm no image

Published on Septiembre 25th, 2012 | by Visto en Forocoches

5

Me voy a tirar a la novia de un amigo

Tengo un amigo soso. No es soso, es convencional. No ha sabido ver todavía los destellos de ese tapiz que se esconde tras la realidad de las cosas, no ha intuído eso que está torcido y que subyace detrás de todo. Cuando todavía no sabes que hay un error fundamental no eres libre de actuar sin temor a las consecuencias, cuando todavía crees en algo eres esclavo de esa fe y esa fe te impedirá actuar de manera realmente sincera contigo mismo. Y a uno mismo siempre le apetece hacer lo mismo: meterse, escuchar a Neil Young, subvertir el orden moral de este mundo, follar con doscientas mujeres and then write a fucking novel. This, everyday.

El caso es que mi amigo cree en el trabajo, cree en la izquierda y en muchas otras cosas. Cree también que leer lo va a convertir en mejor persona, que hay alguna salvación en la cultura. Evidentemente, busca en el lugar equivocado y sus inmersiones no son más que someros paseos por las aguas de los lugares comunes. También cree que Skrillex es aburrido y que pagar dos euros de autobús para ir a la playa no merece la pena. Es guapo, y cuando un guapo sentencia todo se le perdona, pero nada más.

Este amigo tiene una novia, una novia que está muy buena. Hace tiempo que tonteamos. La chica es físicamente espectacular y tiene esa actitud ante la vida que tanto me gusta: intenta acumular fracasos dorados. Hace tiempo que se dio cuenta de que lo único que se puede hacer es bailar y follar y, ahora que está con el este chico no puede ser consecuente.

Hasta hace un par de meses yo tenía novia y los cuatro salíamos en plan “pareja de parejas”. El chico no se daba cuenta de nada, pero se notaba que mi ex-novia y yo la fascinábamos. Cuando llegábamos los dos a aquella capital de provincia, desde Barcelona y Madrid respectivamente todo se ponía más on fire. Escuchaba nuestras historias con asombro, veía cómo nos paseábamos al borde de algo, mientras para ella todos los días eran iguales. Es que, joder, qué soso es mi amigo. Y no tiene coche. Y no hace nunca nada. Y mi ex y yo llegábamos en el Avensis familiar recién comprado de mi padre, que fingía mío y le hablábamos de viajes. De haber ido a la tumba de Machado en Collioure. De quemar Madrid y Barcelona, de follar en cualquier sitio. De ir a Venecia a ver cómo tiene el mar su mecánica como el amor sus símbolos. Le brillaban los ojos. Y cuando el chico no estaba demasiado atento, perdido como siempre en su mundo de indolente autocomplacencia provinciana, nos tocaba. Se acercaba a nosotros, a mi ex y a mí y nos acariciaba. Alguna vez estuvimos cerca de llegar a más y si no lo hicimos no fue porque mi ex, amiga de todo lo thrash no quisiera, sino por respeto al chico, al que conozco de siempre y al que ella, a pesar de todo y de vivir siempre cachonda por culpa de otros (y creo que también de otras), dice querer.

Ahora llega el verano, hace tiempo que estoy destrozado porque esta ex de la que hablo me jodió mucho y mi sistema de valores es aún más débil que antes. Lanzado al hedonarcisismo planeo con esta chica noches locas llenas de alcohol y de Glass Candy petando los altavoces. Hablamos de sexo por facebook. Le suelto discursos random. Me dice que soy una “putita exhibicionista”, le digo que es un putón y me dice “para qué negarlo”. Le cuento a cuántas de sus amigas me quiero follar. Me cuenta que su novio en la cama es como un viejo, que es un coñazo: “Tú con tu ex no eras así, ¿verdad?, qué envidia”.

Y esa es la cosa. Que la chica es espectacular y conectamos bastante. Que sé que tres copas y la confusión con la que me asocia la pondrían muy cachonda. Que mientras su novio la lleva a comer con sus padres y sus hermanos viendo el telediario de Antena 3 yo me la podría llevar en lancha. O a bucear en velero. O siemplemente a dejar pasar el tiempo escuchando a Mogwai. Es que, joder, está muy buena. Mucho. Y la segunda lectura de cada una de sus frases es siempre “cuánto me gusta follar”.

Así que eso, me da cosa, porque sé que mi amigo me aprecia. Pero me la voy a tirar en cuanto pueda. La relación con mi ex se acabó cuando ella se tiró borracha a un tío con novia. El mundo es así, vida líquida, las cosas fluyen. Habrá alguna noche en la que él no pueda venir. Seguro que ella entonces quiere meterse medio pollo de M, o algo: me identifica con eso, y es que yo no me meto casi nada, pero lo hago en los momentos adecuados delante de la gente apropiada: esa que aún se deja impresionar por ciertas cosas y, además, tiene un cuerpazo. Si ella quiere, la animaré. Yo no creo que vaya a nada más que alcohol. Y entonces será inevitable y, si cumple con lo que promete, follará como una perra.


About the Author



Back to Top ↑
  • Tu comparador de libros de texto

    comparador libros de texto isbn ahorra en libros

  • Webs Amigas

    PIXEL POR PULGADA

    BANNER 250X150 2

    BANNER 250X150 2


  • Collecciones de Gifs

    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2