Hilos

Published on Enero 13th, 2013 | by Visto en Forocoches

9

El cuento de la cigarra y la hormiga: Versión Españistán

Habia una vez una hormiguita muy trabajadora, que todos los dias salia en busca de migas de pan.

A veces encontraba muchas y lo celebraba dandose un banquete, pero guardando suficiente para cuando lo necesitase. En ocasiones no encontraba nada y tenia que arriesgarse explorando por lugares peligrosos, arriesgandose a ser pisada o devorada, o a morir de hambre por el camino, como les ha pasado a otras hormiguitas. Con esta hormiguita convivian unas cigarras que se pasaban el dia viendo el futbol y quejandose en el bar, mientras vivian de lo que conseguian sin esforzarse ni arriesgarse demasiado.

Un dia, gracias a sus esfuerzos, la hormiguita encontro un enorme trozo de pan.

Por desgracia, no podia llevarselo entero y si iba llevandose miguitas no podria aprovechar todo y se podria echar a perder o se lo podrian quitar, asi que puso un anuncio pidiendo ayuda a cambio de parte de su trozo de pan.

Las cigarras vieron el anuncio y acudieron a ver a la hormiguita. La hormiguita les dijo donde estaba el trozo de pan, como cortarlo en trozos que pudieran llevar y que camino debian tomar para llevar las miguitas a un lugar seguro. A cambio les daria parte de las migas que habia conseguido ahorrar y mas adelante parte de las que sacasen del trozo de pan. Las cigarras accedieron y empezaron a trabajar para la hormiguita (no porque pensasen que el trozo de pan pertenecia a la hormiguita por haberlo encontrado, ya que muchas pensaron en robarselo, sino porque no sabian como cortar el trozo de pan ni querian arriesgarse a llevarselo a sus casas sin saber una forma segura de hacerlo), aunque algunas ya empezaban a llamarla aprovechada, exclavista, especuladora…

El tiempo paso y las cigarras a pesar de sus quejas hacia la hormiguita comian gracias a las migas de pan que les daba e incluso las intercambiaban por otras cosas.

Algunas se las comian todas de golpe, otras las apostaban y las perdian, otras les llegaban justas para vivir ellas y su familia porque no eran lo bastante inteligentes, habiles o valientes para conseguir mas, y otras les daban parte de las migas que ganaban, y de las que pensaban ganar en el futuro, a algunas arañitas a cambio de un agujero con 7 habitaciones y vistas al pantano… cada cigarra se gastaba alegremente sus miguitas, la mayoria sin guardar nada y sin arriesgarse a buscar su propio trozo de pan.

Por su parte, la hormiguita a pesar de vivir tambien cada vez mejor, tenia cada vez mas miguitas. En parte porque, por supuesto, ya que ella se arriesgo y se esforzo la que mas al principio, se quedaba la mayor parte de las migas conseguidas, y en parte porque supo gastarlas haciendo tratos beneficiosos con otras cigarras y hormiguitas, de forma que se hizo un comodo y amplio hormiguero, que fue llenando con las miguitas conseguidas, y se permitia unas merecidas vacaciones de vez en cuando. Ademas, la hormiguita ya no tenia tiempo de coger miguitas ella misma ya que debia asegurarse que las cigarras hacian bien su parte, comprobar que no se desaprovechaba pan, y buscar y enseñar a nuevas cigarras, por lo que inluso tuvo que llamar a otras hormiguitas para ayudarle.

Pero un dia la hormiguita vio que se iba acabando el trozo de pan. 

Y no solo eso, sino que llegaba un largo invierno durante el cual seria muy peligroso salir a buscar mas.

La hormiguita lo comento con otras hormiguitas y con las cigarras, pero estas le llamaron alarmista y, como pensaban que era su enemigo porque tenia mas que ellas, que las utilizaba para su beneficio, creyeron que les estaba mintiendo. Asi que las cigarras siguieron comiendo y gastando alegremente sus migas de pan, en la mayoria de los casos por lujos que no necesitaban, o que no se podian permitir, pero envidiaban a las hormiguitas que habian tenido exito y querian aparentar ser como ellas, aunque no les quedasen migas de pan ni para comer.

Cuando finalmente se acabo el trozo de pan y, por consiguiente, no habia mas migas que repartir del mismo, las cigarras de golpe se encontraron con que no solo ya no podian seguir llevando la vida que llevaban antes, sino que al haberselo comido todo no les quedaba nada. Algunas cigarras incluso fueron expulsadas de sus agujeros al no tener mas migas con las que terminar de pagarselos a las arañitas a las que se los compraron. Pero a pesar de todo, muchas cigarras siguieron manteniendo muchos de sus lujos, a los que se habian acostumbrado, negandose a aparentar menos que las demas, gastando sus escasos ahorros (las que tenian) incluso aunque eso conllevara pasar hambre.

Cuando llego el invierno, las cigarras no solo se habian quedado sin las migas del gran trozo de pan sino que les empezo a resultar dificil conseguir lo poco que conseguian al principio para subsistir, y empezaron a salir a la calle protestando, exigiendo sus migas de pan, sus derechos a un agujero digno (y gratis), etc… Algunas incluso clamaban que el trozo de pan y todas las migas debian ser repartidas en comun entre todas las cigarras, incluyendo la parte que se quedo la hormiguita, a la que llamaron explotadora, ‘cabezalista’ y cosas parecidas. Mientras tanto la hormiguita, que no solo tuvo suerte de encontrar el trozo de pan, sino que no lo habria encontrado de no haberse esforzado y arriesgado en su momento, y no habria conseguido todo lo que tenia de no haber sido mas inteligente y habil que las cigarras y que otras hormigas, vivia comodamente en su hormiguero abarrotado de suficientes migas de pan para pasar el invierno.

Cuando las cigarras llegaron furiosas hasta la puerta de su hormiguero, destrozando todo por el camino y amenazando y agrediendo a otras hormigas e incluso a otras cigarras que no querian unirse a ellas y solo querian salir adelante, la hormiguita, que no les debia nada y que no solo se habia ganado todo lo que tenia sino que habia compartido parte con algunas de esas cigarras, se enfado y tuvo que gastar mas de sus miguitas para llamar a unos cuantos escarabajos peloteros que protegieran lo que es suyo.

Al final paso el invierno y muchas cigarras murieron de frio y de hambre, o intentando robar las migas de las hormiguitas, pero las hormiguitas y algunas pocas cigarras que supieron administrar sus migas de pan y fueron lo bastante habiles, valientes, inteligentes y con suerte para encontrar las suficientes para aguantar (o tuvieron exito pidiendo o robandolas), sobrevivieron, aunque muy pocas aprendieron la leccion, y al invierno siguiente, la historia se repitio.

Fin.

RESUMEN: La hormiga era una capitalista que no quiso compartir sus beneficios con las pobres cigarras obreras.

BOTON ir al Hilo


About the Author



Back to Top ↑
  • Tu comparador de libros de texto

    comparador libros de texto isbn ahorra en libros

  • Webs Amigas

    PIXEL POR PULGADA

    BANNER 250X150 2

    BANNER 250X150 2


  • Collecciones de Gifs

    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2