Hilos

Published on Abril 10th, 2013 | by Visto en Forocoches

10

Os voy a contar la que lió mi tío en una boda el pasado fin de semana

Os cuento, shurs. Anteayer (editado: dije ayer por equivocación) tuve boda de unos amigos de la familia, y creo poder afirmar que aquello fue el mayor descojone que he vivido en mi vida. La pareja en cuestión invitó a un tío nuestro que es soltero y que vive en el pueblo de al lado, a poquísimos kilómetros. El hombre es bastante rarete, casi nadie sabe nada de él, estuvo viviendo un par de años en Suecia y luego se volvió. Tiene creo que treinta y pocos y, como digo, es soltero; tampoco se sabe que tenga mano. Eso sí, tiene bastante fama de fantasma y de ser un rata de cuidao.

La cena eran 120 euros por comensal, cosa que a mí no me hace ninguna gracia. Fui porque él es amigo de la infancia y no le vas a hacer un feo. El roto2 empieza cuando el mendas llega en bicicleta. No lo critico, me parece correctísimo, pero el pueblo le queda a cinco km y eso de ir a la boda en bicicleta es toda una novedad. El hombre iba bien enchaquetado, eso sí, aunque a la espalda llevaba una mochila nike de colegial.

Pero esto no es ni con mucho lo peor. M., que así lo voy a llamar, se sienta en nuestra mesa, y cuando le van a servir el plato coge y le dice al camarero que no, que no le sirva nada. Nos quedamos todos un poco sorprendidos.
-¿Que estás a dieta?
-No, no pasa nada, no os preocupéis – contesta el menda.

Acto seguido, shurmanos, se saca la mochila de debajo de la mesa y se saca un puto tupper con macarrones . El descojone en ese momento es brutal. Un viejo que había sentado, familia de la novia, por poco se atraganta con el jamón. Otra le hace una foto con el móvil. La escandalera es tal que empiezan a mirarnos desde las otras mesas preguntándose a qué coño viene tanto jaleo. 

Cuando le preguntamos por qué quiere comerse los macarrones contesta que no piensa pagar 120 euros por comer cuando la dieta básica se compone de proteínas e hidratos de carbono y todo va a terminar en el váter. Dice que él va de buenas y que no quiere engañar a nadie; que si no paga, tampoco va a comer del banquete. Total, un descojone monumental. Yo estaba literalmente llorando ya cuando el de al lado le ofreció un poco de pan para acompañar y el tío dijo que no, que ya había comido pan en casa, y que “pasta con pan, comida de tontos”. 

Más tarde durante el banquete, al tercer plato, el cabrón se saca un yogur, y mientras se lo come viene el novio, y por poco la lían. El novio le dice que no sea tonto y que coma como todo el mundo, que le invita él si le parece. M. insiste en que no, que de ningún modo, que no quiere aprovecharse. El novio ya se estaba mosqueando cuando M. suelta una frase que nos deja a todos 

-Por favor, no me perturbes.

Shurs, jamás he reído tanto. Me dolía la puta mandíbula y eché un litro de agua en lágrimas. Es brutal. M. se fue justo después de la cena porque tenía cosas que hacer. 

Ilustración:

BOTON ir al Hilo


About the Author



Back to Top ↑
  • Tu comparador de libros de texto

    comparador libros de texto isbn ahorra en libros

  • Webs Amigas

    PIXEL POR PULGADA

    BANNER 250X150 2

    BANNER 250X150 2


  • Collecciones de Gifs

    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2
    BANNER 250X150 2